{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

El sueño de los niños es muy variable. Lo normal, es que un bebé de entre 6 y 12 meses haga cuatro comidas al día y duerma entre 10 y 12 horas por la noche, pero hay muchos niños que necesitan la presencia de un adulto para dormir, por eso que duerma con los padres ayuda mucho para evitar que se despierte y llore largo tiempo.

Los bebés tienen ciclos de sueño muy cortos, de no más de dos horas y además tardan más tiempo en llegar a la fase de sueño profundo, por lo que a veces se despiertan con el zumbido de una mosca.  Esto es importante saberlo porque si le hemos dormido en los brazos y lo pasamos rápidamente a la cuna, el bebé volverá a despertarse. Necesitan una fase de unos 20 minutos de sueño ligero antes de llegar al profundo, cuando resulta muy difícil despertarlos.

Pero los bebés que duermen con su madre, según el pediatra Carlos González, algunas veces no se despiertan del todo, simplemente huelen a su madre, la oyen respirar o la tocan y se tranquilizan volviéndose a dormir profundamente. La mayoría de las ocasiones lo que quieren es comer y si se les da el pecho, que es mucho más rápido que levantarse a preparar un biberón, no llegan a desvelarse ni les cuesta volver a dormirse.

¿Con los padres o sólo?

Pero no todos los especialistas consideran que es bueno dormir con el bebé, lo que se llama colecho. Los argumentos que utilizan los que están en contra es que si la madre o el padres son fumadores, aunque no fumen en la habitación, siguen transmitiendo el olor y lo que es peor: la nicotina. Además, la cama no es la superficie ideal para los recién nacidos, necesitan un colchón firme y nada de almohadas.

Sin embargo, los que están a favor inciden en que durmiendo juntos se refuerza el vínculo afectivo. Además, hay estudios que demuestran que las madres practican el colecho se anticipan en segundos a los despertares de los niños, algo que hace que se potencie el vínculo entre ambos.

Por otro lado, los bebés regulan mejor la temperatura corporal y si la del niño aumenta, la de la madre desciende para compensar la del pequeño. También se favorece y mantiene la lactancia materna por más tiempo, ya que los bebés están más cerca de sus madres y ellas responden mejor a sus necesidades, aumentándose la producción de leche porque el bebé puede acceder al pecho cuantas veces quiera.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.