{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Como muchas sabéis, la naturaleza es sabia ¿quién mejor que vosotras para confirmar que es cierto? No hay mejor ejemplo de ello que el embarazo, ya que durante unos meses formamos a un pequeño bebé que mes a mes se prepara para salir.

Si vamos más allá de ésta afirmación y nos planteamos que los pigmentos de los alimentos son distintos entre ellos sin un motivo aparente, estaremos sorprendidas de saber que hay un por qué. Resulta que cada gama cromática aporta unos pigmentos con cualidades protectoras de nuestro organismo, y consumiendo diariamente alimentos en tonos amarillos, azules, rojos y verdes aportaremos nutrientes que nos fortalecerán a nosotras y a nuestro peque.

Veamos más concretamente qué aporta cada color en nuestra alimentación: 

  • Los alimentos amarillos contienen flavonoides, que ayudan a combatir las inflamaciones crónicas y refuerza el endotelio, tejido que recubre la zona interna de los vasos sanguíneos y del corazón. Encontraremos estos beneficios en alimentos cítricos, como mandarinas, naranjas, piña, zanahorias, calabazas y frutas exóticas.
  • Los alimentos azules realizan una tarea de protección de las células, evitando que se tornen malignas, gracias a los antocianos. Forman una especie de barrera protectora de los capilares y las arterias. En esta gama encontraremos los pescados, ya sean blancos o azules, las berenjenas, los arándanos y la col lombarda.
  • En cuanto a los pigmentos rojos, propios de los frutos rojos, tomate y carne son ricos en carotenoides y suelen aliarse con los alimentos amarillos (flavonoides y antocianos) en acciones antioxidantes y protección de los huesos. Debemos tener en cuenta de no tomar más de 2 veces por semana carne roja, ya que tiene un alto contenido en grasas saturadas.
  • Los verdes están determinados por la clorofila, que en su caso cubre el amarillo o rojo de los carotenoides. También en los alimentos verdes encontramos antocianinas aunque pueden variar según el pH ya que se oxida formando colores rojos, violetas, azules o amarillos.

Como podemos ver, muchas de las sustancias que cuidan nuestro organismo funcionan mejor si las combinamos con alimentos de otros colores ya que las sustancias de los distintos pigmentos se alían en la protección del cuerpo y potencian su efecto. Por eso vale la pena tomar alimentos de distintos colores para nutrirnos como es debido y practicarlo en los purés y primeros bocaditos de nuestro peque en su alimentación complementaria.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder