{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Con la llegada de un bebé llegan también los cuidados y los mimos de sus papás. Uno de los primeros cuidados a los que deben enfrentarse y con que deben tener especial precaución es el del ombligo, sobre todo a la hora del baño. Los papás deben tener en cuenta que el cordón umbilical ha sido un lazo de unión entre el bebé y la mamá hasta el mismo momento de nacer el pequeñín, por lo que es un lugar muy delicado e importante. Además, hay que tener presente que cuando se corta, no sólo se interrumpe la vía por la que el pequeño se alimentaba, sino también la unión física entre madre e hijo, aunque esos lazos seguirán existiendo de por vida en forma de emociones y sentimientos.


Tras el nacimiento y una vez que se corta el cordón umbilical, se le coloca una pinza cuya función es la de sujetar y cerrar ese conducto. Esta pinza caerá por sí sola pasados entre 5 y 15 días, en caso contrario el pediatra determinará qué hacer. Hasta que la pinza caiga se debe cuidar el cordón umbilical.   


Así pues, cuando las futuras mamás estéis preparando vuestras canastillas para ir al hospital o bien en el caso de decidir tener al bebé en casa, deberéis tener preparadas gasas y alcohol de 70 grados para la cura del ombliguito. Para su cuidado se recomienda poner especial atención a la hora de taparlo, ya que es mejor que no esté presionado, también es muy importante que no esté húmedo y nunca estirar o cortar entre la pinza y el ombligo del bebé. Es importante dejar que la pinza caiga por sí sola.


Es muy posible que, sobre todo al principio, te de un poco de miedo tocar esa pequeña herida, que puede parecer más espectacular de lo que es. Realmente, a los bebés ni les escuece ni  les duele, lo importante es evitar que les moleste, mantenerlo limpio  y ayudar a que se seque dentro del periodo normal. El alcohol ayudará a que se seque antes y a que no se infecte y, por supuesto, después de bañar al pequeño, tendréis que secar cuidadosamente con las gasas estériles el cordón.
En este sentido, en lugar del baño completo se suele aconsejar lavar al peque con una esponja para evitar humedecer el cordón.

Probablemente tu pediatra te dará unas recomendaciones específicas para el cuidado del ombligo de tu bebé, pero cabe decir que lo más importante es evitar que el ombligo se infecte. Por ello deberéis evitar que le llegue ningún resto de orina o heces del pañal. Para evitar esto, se aconseja doblar el pañal por su parte superior o utilizar unos específicos más bajos que no rozan el cordón umbilical.

Fuente | aeped.es

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.