{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Uno de los cuidados que las madres realizan cada día es bañar al bebé para relajarle, lo cual es aconsejable hacer por la tarde para así ayudarle a conciliar el sueño. Además, el baño ha de convertirse en una rutina, hacerlo a la misma hora y a poder ser con el padre en casa para que podáis disfrutar los tres juntos de esta maravillosa experiencia.

Para bañarle, hemos de verificar la temperatura del agua y empezar lavándole la cabeza  sujetando al peque boca arriba con la nuca y la espalda apoyadas en nuestro antebrazo. Posteriormente, hemos de sumergir el cuerpo del pequeño sin dejar de sujetarlo por debajo de los hombros.  Durante sus primeras semanas de vida se aconseja no lavarle con jabón y limpiar las zonas de pliegues con aceite. Después, arropamos al bebé con una toalla y le aplicamos la crema insistiendo en los pliegues.

Para cuidar el cabello del bebé hemos de utilizar champuses especiales para niños que no afecten a los ojos. Además, si le lavamos el cuero cabelludo todos los días y hacemos uso de un suave cepillo de cerdas, evitaremos que se le forme la costra láctea.

Para limpiar la parte externa de la nariz, es recomendable utilizar agua de mar y eliminar las secreciones con un aspirador nasal. Para los ojos, utilizaremos gasas húmedas desde el ángulo interno hacia la parte externa. Para la oreja, lo haremos con la toalla con cuidado y sin utilizar bolitas de algodón ni bastoncillos.

Una de las zonas más irritables que no podemos olvidar es el culito. Para cuidarlo, hemos de limpiar todos los restos de suciedad que queden en su piel con una toallita húmeda, no basta sólo con agua y esponja, y posteriormente aplicar una crema protectora. Además, hemos de estar al tanto para saber cuándo tenemos que cambiarle el pañal para que el culito permanezca seco  y limpio durante todo el tiempo.

Y finalmente, llega lo más difícil del día: conseguir que el bebé se duerma. Para ello, hemos de asegurarnos que el peque está limpio y bien alimentado y colocarle boca arriba para dormir. Es probable que se despierte durante la noche, por lo que si eso ocurre se debe intentar calmarlo sin cogerlo en brazos para que pueda aprender a dormir solito.

También es recomendable que la habitación del pequeño tenga un clima adecuado, de unos 20 grados de temperatura, y un ambiente alegre con ventanas que aporten luz y en una zona con poco ruido.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.