{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Amamantar a un bebé es un acto muy personal entre madre e hijo, pero hay que tener en cuenta de que la madre, sobre todo al principio de la lactancia materna, se encuentra en un momento muy vulnerable. Todo lo que se le diga y quien se lo diga puede afectar al éxito de la lactancia materna. De ahí que el papel de papá sea tan importante porque su ayuda y su apoyo a mamá serán esenciales para que la lactancia materna tenga éxito.

En cuanto a prolongar la lactancia materna, es decir, decidir hasta cuando dar el pecho al bebé, puede haber diferentes factores que afecten a la decisión de la madre. Esto quiere decir que el hecho de alargar por más tiempo la lactancia materna puede verse influido por factores físicos, culturales o por necesidades afectivas de la propia madre y el bebé en ese vínculo que se establece entre la madre y el hijo.

Antiguamente el pecho se solía dar hasta edades tardías, porque entre otras cosas, la alimentación en algunas épocas de la historia no era de tanta calidad como la que tenemos hoy en día, por ello era bastante normal ver a un niño de seis o siete años tomando pecho. Hoy estas necesidades elementales alimentarias no existen de la misma manera, por lo que es difícil ver a un niño de siete años tomando pecho, no obstante esta es una decisión respetable y muy personal entre las mamás y sus hijos.

Cabe recordar que las asociaciones de pediatría más importantes recomiendan dar el pecho como mínimo hasta los seis meses de vida. A partir de los seis meses la lactancia materna se complementa con otros alimentos. Otra de las recomendaciones que también dan es que, si es posible, se mantenga la lactancia materna al menos hasta los dos años o más del niño, combinándola con la alimentación complementaria.  Por ello se puede dar el pecho hasta el primer año antes de las comidas y pasado ese primer año mantenerla al menos en cuatro tomas al día.

La lactancia materna prolongada es una decisión muy personal que puede verse influida por muchos factores, uno de ellos puede ser una necesidad entre madre e hijo de mantener ese vínculo que se establece entre ellos. En el momento en que uno de los dos decide que es el momento de ir cortando la lactancia materna es cuando se pueden ir sustituyendo tomas de pecho por la alimentación complementaria. ¿Hasta cuándo le diste el pecho a tú bebé? ¿Qué factor o factores influyeron para finalizar la lactancia materna?  

 

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.