{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Normalmente, los niños se suelen traer a casa los deberes que les mandan en el colegio. Aunque es algo que deben intentar hacer ellos solos para darse cuenta de qué es en lo que fallan y poder después preguntar las dudas en clase, de vez en cuando requieren nuestra ayuda para algún que otro ejercicio o para que les resolvamos alguna duda. Es entonces cuando los padres entramos en acción. Nosotros intentamos hacerlo siempre lo mejor posible, pero… ¿Lo hacemos bien? Aquí tienes algunos errores que cometemos a la hora de ayudar a los niños con los deberes y qué podemos hacer para corregirlos.

Error nº1: Hacer nosotros los deberes

Es algo que hacemos más veces de las que creemos. Cuando perdemos la paciencia o tenemos prisa, terminamos resolviendo nosotros los ejercicios para que así nuestro hijo termine más rápido los deberes. Debemos pensar que esto, aunque nos ahorra tiempo, no tiene ningún beneficio para el niño: así, ni aprenderá, ni lograremos inculcarle el valor de la disciplina. No tiene nada de malo guiarles en el proceso, pero debemos procurar que al final hagan los deberes ellos solos.

Error nº2: Regañarles por no saber hacerlos

Aunque a ti te parezca algo fácil y evidente, debes pensar que tu hijo está aprendiendo y descubriendo cosas nuevas. Como dice el refrán, ¡nadie nace sabiendo! Por eso es importante armarnos de paciencia y no perder los nervios. Si el peque no logra resolver los ejercicios, será mejor que lo anote y le pregunte las dudas a los profesores al día siguiente. No le regañes nunca por no saber hacer algo, pues lo único que conseguiremos es desanimarles.

Error nº3 Dejar que hagan los deberes en cualquier lado

La concentración es fundamental a la hora de estudiar y hacer las tareas de clase, por eso es importante evitar las distracciones cuando los peques se pongan con los deberes. En lugar de dejar que los hagan en el sofá, en la mesa del salón mientras tenemos la tele encendida o en la comida mientras preparamos la cena, lo ideal sería que los hiciesen en un lugar tranquilo, bien ventilado y sin distracciones, a poder ser en su habitación o en la sala de estar. Un escritorio y una silla cómoda serán fundamentales.

Error nº4 Usar el móvil mientras atendemos a los niños

Imagina: estamos sentados con nuestro hijo ayudándole a hacer los deberes y mientras él escribe en el cuaderno, nosotros aprovechamos para mirar el móvil y mandar un mensaje. Este es uno de los errores más comunes que cometemos. ¿Qué ejemplo le estamos dando? Debemos aprender a desprendernos de las nuevas tecnologías durante ese momento, prestar atención a los niños y escucharles.

Error nº 5 No animarles lo suficiente

Como decíamos, es importante no regañarles por no saber hacerlo, pero igual de significativo es ofrecerles nuestro apoyo y confianza. Unas palabras de ánimo pueden ser el impulso que nuestros hijos necesitan, ¡no repares en decirlas!

Error nº 6 Frenar su autonomía

Cuando los niños no sepan qué contestar a alguna pregunta de sus ejercicios, lo lógico es que lo busquen en los libros de texto, de esta manera reforzarán su aprendizaje. En muchas ocasiones optarán por preguntarte a ti la solución directamente, pero antes de contestarles, recuerda que lo ideal es dejarles autonomía, que intenten encontrar por sí mismos la respuesta que buscan.

Error nº7 No dejar que hagan una pausa

Ellos también se cansan después de una tarde entera haciendo deberes, por eso no está de más hacer una pausa para merendar, estirarse y despejarse un poco antes de volver con los deberes. ¡Optad por una merienda saludable! Un bocadillo, un poco de fruta, un batido natural o algún lácteo. Danonino es un alimento diseñado especialmente para niños que les aporta nutrientes como calcio y vitamina D.

¿Qué opinas de estos errores que cometemos a veces los padres? ¿Te sientes identificado con alguno? Ahora que ya los tienes más presentes, ¡no cuesta nada tenerlos en cuenta!

¿Cómo se prepara?

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder