{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Desde el momento en el que nacen, los niños pasan por diferentes fases en las que van adquiriendo conocimientos y nuevas habilidades. Este proceso se denomina desarrollo cognitivo infantil y se produce en diferentes etapas durante los primeros años del niño. Los padres son una pieza fundamental para ayudar a los más peques durante este periodo: estimularles desde el principio, dedicarles tiempo y mostrarles cariño hará que sean capaces de adquirir un desarrollo y aprendizaje pleno.

El desarrollo cognitivo de los niños abarca aspectos como el lenguaje, la inteligencia emocional, la creatividad, la motricidad o las habilidades sociales. Según su edad, irán profundizando en cada una de ellas. Aquí te explicamos las fases de desarrollo que caracterizan los primeros años de los niños.

Etapas de desarrollo cognitivo infantil

De 0 a 6 meses

Durante los primeros meses el bebé irá adquiriendo visión poco a poco. Para ayudarle en su desarrollo lo ideal es que los padres le estimulen enseñándoles imágenes, colores o sonajeros.

Entre los tres y los seis meses, además de definir mejor su visión, adquirirá movimientos, especialmente en las manos. El interés por conocer los objetos que le rodean irá aumentando. Además, comenzará a vocalizar y a intentar comunicarse verbalmente.

De 6 a 12 meses

El equilibrio entra en acción a partir de cumplir el sexto mes. Ahora, el bebé conseguirá sentarse y mantenerse erguido sin necesidad de ayuda.

Hay que tener en cuenta que durante esta etapa comenzará también a introducirse en el mundo de los alimentos sólidos: a partir de los seis meses se deben combinar junto la lactancia. Es entonces cuando comienza a experimentar con un nuevo sentido: el gusto.

En esta etapa los niños comienzan a adquirir cierta independencia y desarrollan su movilidad: aprenden a gatear, intentan ponerse de pie por sí solos o a jugar ellos mismos con sus juguetes. Es importante que los padres les estimulen mediante el juego y el afecto.

De 1 a 2 años

A partir del año, el bebé ya podrá ponerse de pie solo y caminar, sin duda uno de los pasos más importantes en su desarrollo y que más paciencia y apoyo necesita.

La psicomotricidad será otra de las facetas importantes en esta etapa: aplaudir, coger y colocar los juguetes, sostener un lápiz, imitar movimientos, moverse al ritmo de la música, colaborar cuando le vestimos… 

La memoria y el desarrollo intelectual también entran en juego durante estos años. Además de memorizar nombres e identificarlos con la persona correspondiente, también recordará imágenes, asociará sonidos, aprenderá a enumerar y a realizar trazos sobre papel. Para estimular esta faceta es recomendable leerles algún libro adecuado a su edad, hacer que interactúe con juguetes musicales u ofrecerle puzles de piezas grandes.

De 2 a 3 años

A esta edad los niños ya son capaces de andar con seguridad y poseen el equilibrio y coordinación necesarios para avanzar en su desarrollo total. Son capaces de saltar con los pies juntos y de subir o bajar escaleras.

En cuanto al desarrollo del lenguaje, sus ganas por expresarse irán en aumento. Ya será capaz de vocalizar mejor, de hacer preguntas, de cantar, de decir su nombre y apellidos completos y de incluir en su vocabulario nuevas palabras.

Algo importante durante esta etapa es que el pequeño aprenderá a controlar sus esfínteres y a identificar el momento de ir al baño.

De 3 a 5 años

A partir de los tres años, los niños inician la escolarización por lo que su desarrollo cognitivo experimentará una gran evolución. Se enfrentan ahora a conocer otro entorno: el del colegio. La interacción con compañeros, el valor de compartir o la empatía serán algunas de las habilidades sociales que desarrolle.

Intelectualmente, será capaz de desarrollar aún más la memoria, empleará informaciones almacenadas para desenvolverse y retendrá otras nuevas. El desarrollo del lenguaje irá en aumento y podrá adquirir conocimiento de lenguajes en otros idiomas, como el inglés.

Además, ya será capaz de vestirse, comer y bañarse solo. A partir de los cinco años es un buen momento para pedirle que nos ayude a realizar algunas tareas del hogar.

Durante todo el proceso de desarrollo cognitivo infantil es muy importante que permanezcamos al lado de los niños para guiarles a lo largo del camino. La constancia, la estimulación, el cariño y el entusiasmo son cuatro factores claves que no pueden faltar.

Contiene hierro que contribuye al desarrollo cognitivo normal de los niños.

¿Cómo se prepara?

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder