{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

¿Por qué etapas pasan los niños? ¿Cómo se desarrolla su intelecto y evolucionan sus emociones? Jean Piaget, biólogo y psicólogo suizo, elaboró una teoría sobre el desarrollo cognitivo de los niños que da respuesta a estos interrogantes basándose en la observación y en la investigación.

Desarrollo cognitivo infantil según Piaget

Gracias a los estudios de Piaget nos podemos hacer una idea muy aproximada de cómo evolucionan los niños desde el momento en que nacen hasta que entran prácticamente en la adolescencia. ¡Te explicamos cada etapa de su teoría!

Etapa sensomotora: de 0 a 2 años

La etapa sensomotora es el primero de los estadios del desarrollo cognitivo del niño. Durante los primeros dos años de vida, los bebés van desarrollando poco a poco sus sentidos, aprendiendo a manipular objetos. Su razonamiento es práctico y se basa en el presente, en el aquí y el ahora. Comienzan a ser conscientes de la noción de permanencia de los objetos y el espacio: al principio no serán capaces de entender que un objeto sigue existiendo aunque no puedan percibirlo con la vista, por eso les resulta tan sorprendente cuando jugamos con ellos y sienten curiosidad al coger cada pieza o juguete para observarlo.

Al final de esta etapa adquieren el concepto de permanencia, reproducen acciones y crece su representación mental: comprenderán que aunque un objeto o persona desaparezca de su vista, seguirá existiendo.

Etapa preoperacional: de 2 a 7 años

A partir del momento en que los niños aprenden el concepto de permanencia de un objeto, son capaces de interactuar con su entorno de una manera algo más compleja. Aparece entonces la función simbólica: adquieren la capacidad de manejar objetos, de imitar patrones y de pensar en hechos o personas ausentes. Esta etapa se caracteriza también por el egocentrismo: aún no son capaces de ponerse en el lugar de otras personas ni de entender que su opinión y visión del mundo difiere de la suya propia.

A mediados de esta etapa los niños desarrollan su lenguaje hasta consolidarlo. Es un momento clave puesto que empiezan la educación escolar y su intelecto se desarrolla: aprenderán a escribir, a leer, a dibujar, a pintar y a adquirir conceptos numéricos. Sin embargo, aún basarán su razonamiento en la percepción y no en la realidad.

Etapa de las operaciones concretas: de 7 a 12 años

Durante esta tercera etapa del desarrollo, los niños comienzan ya a emplear la lógica para reflexionar sobre hechos concretos o sobre el entorno que les rodea. Su pensamiento es menos egocéntrico y ya no basan su juicio solo en la percepción o apariencia. Son conscientes de objetos concretos que han visto o manipulado y reconocen sus características (número, masa, peso, transformación…), pero aún no han desarrollado el concepto de lo abstracto.

También son capaces ya de razonar, retroceder en el pensamiento, relacionar hechos y sacar conclusiones, pero todo ello basándose en cosas concretas y reales.

Etapa de las operaciones formales: desde los 12 años en adelante

Aquí se produce uno de los cambios más importantes en el desarrollo del pensamiento infantil: la transición de lo real a lo abstracto. Los niños piensan en cosas con las que nunca han tenido contacto, generan hechos que nunca han ocurrido, plantean hipótesis y hacen predicciones. Ya pueden discutir sobre problemas que incluyen ideas abstractas y razonar de manera lógica y sistemática.

Durante esta etapa se produce la transición a la adolescencia, el último paso antes de la vida adulta y por lo tanto el ciclo final dentro de su desarrollo cognitivo.

Todas estas etapas que se incluyen dentro de la teoría de Piaget nos permiten establecer ciertos patrones cognitivos en los niños, aunque hay que tener presente que no todos se atribuyen de igual manera. Cada niño, al igual que su desarrollo tanto físico como mental, es diferente.

¿Cómo se prepara?

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder