{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

El desarrollo de los sentidos es muy importante para la evolución del bebé, ya que permite al pequé ir descubriendo el mundo que le rodea y evolucionando así su aprendizaje.

El tacto es el primer sentido que el recién nacido aprende a utilizar. Por ello la lactancia, llevarle en brazos y tenerle sobre nuestras piernas son bueno hábitos que calmarán al peque y lo unirán aún más a sus padres.

El gusto y el olfato, son sentidos muy importantes, ya que el peque detecta y recuerda fácilmente el olor de sus padres y también se sorprende ante olores extraños. A su vez también reconoce los gustos básicos y le encantan los sabores dulces, y conforme se va haciendo más mayorcito ya va siendo capaz de identificar más sabores.

Para que el peque desarrolle su oído debemos repetirle sonidos, así cuando los memorice comenzará a repetirlo y dirá sus primeras palabritas.

Sus ojitos también son muy importantes, a los 3 meses ya puede ver más allá de 2,5 cm. Al mes siguiente ya sigue a sus padres con la vista dentro de un rango de 180º y trata de coger objetos. Cuando llega a los 5 meses ya puede pasarse objetos de una mano a la otra, los observa… y cuando tira un objeto procura ver donde va a parar.

Y así va mejorando poquito a poco hasta que alcanza una visión perfecta hasta reconocer perfectamente a sus papis.

¿Cómo se prepara?