{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Llamamos siesta a ese periodo de descanso entre las 2 y las 4 de la tarde en el que, después de comer, dedicamos al reposo. Esta costumbre tan típica y deseada por los españoles es algo fundamental para crear una rutina en el descanso del bebé y conseguir que el sueño nocturno sea más tranquilo y largo. De hecho, algunos expertos afirman que la siesta para los niños hasta los cinco años es imprescindible. El sueño es algo tan importante como la alimentación ya que dormir es la manera que tenemos de reponer fuerzas, relajar el cuerpo y ordenar las ideas y estímulos que recibimos cuando estamos despiertos.

Dependiendo de la edad existen recomendaciones sobre la cantidad de horas de siesta que tiene que dormir un bebé. Empezando por tres siestas diarias de 4 a 6 horas irá disminuyendo hasta necesitar solo una de 1 o 2 horas.

Estos son unos datos orientativos sobre lo que debe dormir un bebé a cada edad. Como siempre decimos, cada peque es un mundo y las que mejor lo conocéis sois vosotras y vuestro pediatra.

  • 4 meses 3 siestas de 4 a 6 horas
  • 6 meses 2 siestas de 3 a 4 horas
  • 12 meses à 1 o 2 siestas de 2 a 3 horas
  • 2 años à 1 siesta de 1 a 2 horas

Una vez ya conocemos al peque y sabemos lo que necesita dormir tenemos que ver cuándo es el mejor momento y dividir las horas de sueño de manera que se cree una rutina que le ayude a dormir cuando toque. Cuando el peque hace tres siestas lo mejor es: a media mañana, pronto por la tarde y pronto por la noche. A medida que crezca reduciremos primero la de la noche y después la de la mañana para dejar la siesta tradicional de después de comer. Cuanto más respetemos la rutina del bebé adaptándonos a sus necesidades de sueño mejor dormirá por la noche.

Para conseguir crear la rutina de sueño del bebé es importante observar las señales del peque ya que, ponerle a dormir cuando empieza a estar cansado es lo óptimo para que descanse bien. Si esperamos demasiado a acostarle y crear un ambiente de sueño puede que se active y pierdas la oportunidad de la siesta hasta al cabo de una o dos horas.

El mejor ambiente para el descanso del bebé es una habitación tranquila, con una temperatura agradable y siempre con un poquito de luz natural. Este detalle le hará diferenciar las horas de siesta del sueño nocturno.

Finalmente, para ayudar a tu peque a entender que el momento de la siesta se acerca dale señales previas que se lo recuerden. Iniciarla siempre de la misma forma, ponerle música, darle su peluche favorito… Cada una con sus truquitos conseguiréis que vuestro peque asimile la rutina de la siesta y poco a poco vaya adaptándose a vuestro horario de sueño.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder