{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Los peques llegan al mundo conociendo sólo una pequeñísima parte de él. Durante las primeras semanas su percepción del mundo es el vínculo que tiene con sus papás, pero conforme va adquiriendo nuevas experiencias sensoriales y ve más de su alrededor aprende a conectar y ordenar sus impresiones para desarrollar una imagen propia del entorno.

Aunque para percibir el mundo de forma más completa el bebé debe experimentar a través de sus cinco sentidos, uno de los más primarios y que más utilizan todos los peques a partir de los cuatro meses es el gusto. Las terminaciones nerviosas que tienen en la boca les aportan más información que cualquier otro sentido. Además, el chupar cosas les tranquiliza y les ayuda a liberar tensión. Los pequeños pasan por una etapa en la que se llevan a la boca todo lo que encuentran, porque es su forma de explorar ese objeto.

La investigación que proviene de su interés por todo aquello que lo rodea es algo muy positivo a nivel cognitivo, pero debemos tener en cuenta que los objetos que están sucios o se encuentran en el suelo son una fuente de microbios nada buenos para el peque y además, pueden ser peligrosos por atragantamientos.

Por suerte en esa fase del peque todavía no puede andar, así que sólo deberás tener cuidado de las cosas que estén a su alcance. Elimina las estanterías bajas para que no pueda llegar a algo que sea peligroso para él. En cuanto a sus juguetes, procura que sean blandos y suaves. Para su cuidado, lávalos de vez en cuando con un jabón neutro y agua tibia para eliminar los microbios, procura aclararlos bien para que no queden restos de jabón.

Es imposible tener toda la casa esterilizada, pero sí hay que tener cuidado con pequeños objetos que se encuentren en el suelo. Aspira habitualmente para eliminar cualquier pequeña pieza con la que se podría atragantar el peque. Finalmente, cuidado con los libros, revistas y otros materiales que se puedan deshacer en la boquita del peque.

Aunque sientas cierta tensión porque tu peque chupe algo que no esté 100% libre de bacterias, debes dejarle experimentar con esos objetos. Al fin y al cabo, tú también lo hiciste y no cogiste nada, ¿verdad?

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.