{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Los pediatras recomiendan la lactancia materna hasta los seis meses pero en muchas ocasiones la madre tiene que incorporarse antes al trabajo y tiene que empezar el destete a los cuatro o cinco meses del bebé.

Las madres se encuentran entonces ante una encrucijada. Por una parte, les da mucha pena acabar una etapa tan bonita en la que han estado tan unidas a su pequeño. Además, los beneficios de la leche materna siempre están en la cabeza de la madre y la han ayudado a seguir adelante. Por otra parte, el paso a biberón permite a las madres poder delegar algunas tareas y tener más tiempo para ellas, sobre todo si tienen más hijos.

Los pasos del destete

Si es posible, es recomendable realizar el destete de forma tranquila y progresiva. De esta forma, madre e hijo se adaptarán al cambio sin problemas. Una vez la madre toma la decisión de empezar con el "destete", hay que ser firme y estar segura de que se está haciendo lo correcto según las circunstancias de cada una. Olvidarse de presiones externas de pediatras, amigos, pareja, y programarse para ir suprimiendo tomas progresivamente.

La naturaleza es tan sabia que regula perfectamente el pecho según la demanda. A menos demanda, menos oferta. El pecho sólo produce la leche que necesita el bebé hasta que se reduce totalmente la producción de forma natural.

Para que el cambio no sea muy brusco ni para el bebé ni para la madre, podemos ir sustituyendo cada semana una toma por biberón, luego dos, luego tres, hasta que acabemos dando todas las tomas en biberón (o papilla según la edad del bebé). Al principio, lo más fácil para que los pechos no duelan mucho es dar tomas alternas. La primera de la mañana si estamos en casa puede ser pecho. La segunda, biberón. La tercera, pecho. La cuarta, biberón. De esta forma, el pecho no pasa muchas horas sin ser vaciado. Algunas madres prefieren dar pecho en la primera y última toma porque es más fácil que esten en casa.

Los primeros días del destete, es normal que los pechos estén muy cargados de leche y es recomendable vaciarlos con un saca leches para que no duelan. Así, aprovechamos de paso para congelar leche materna que puede servirnos para dar los primeros biberones de adaptación al bebé. Tampoco hay que estimular mucho el pecho si nuestra intención es reducir la producción.

Estos primeros biberones puede dárselos el padre u otra persona que cuida al bebé. De esta forma, el niño puede estar más tranquilo porque no huele el pecho de mamá y se va adaptando a una nueva persona que lo podrá alimentar a partir de ahora. A algunas madres, les puede costar asumir de repente este papel secundario cuando han sido las principales cuidadoras del bebé pero poco a poco ven como mientras alguien le da un biberón tienen tiempo para algunas cosas que llevan cinco o seis meses sin poder hacer. Además, la madre seguirá siendo la principal referencia del bebé y momentos como el juego, el baño, el masaje seguirán siendo clave en el desarrollo del vínculo madre-bebé.

También es tiempo para ir recuperando la vida de pareja, salir a cenar, hacer deporte para empezar la recuperación, y, en definitiva volver a ser mujer además de madre.

Con el destete, se acaba una etapa pero se abre otra apasionante y lo importante es poder acompañar al niño en cada una de ellas para que crezca en un entorno feliz y se sienta seguro de sí mismo.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.