{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

No es fácil encontrar ideas originales para una fiesta de disfraces. Pero lo que sí te podemos asegurar, es que no hay nada más creativo que un disfraz casero. Si estás pensando en qué te podrías disfrazar para tu próxima fiesta, ¡nosotros te damos unas cuantas ideas! Todos estos disfracen valen tanto para adultos como para niños, ¿por qué no le pides a tus peques que te ayuden? Mientras tú cortas la tela, ellos hacen los dibujos. ¡No hay nada como el trabajo en equipo! ¿Quieres inspiración? Te proponemos nueve disfraces sencillos y estupendos para vuestra próxima fiesta.

Disfraces caseros fáciles

Mimo

Para el disfraz de mimo necesitarás unos pantalones negros, una camiseta de rayas, unos tirantes, unos guantes blancos y un sombrero. Seguro que la ropa la podéis encontrar, pero ¿y el sombrero? ¡Es muy fácil! Se puede hacer con una cartulina negra, mientras tú dibujas las diferentes partes del sombrero los peques pueden ir recortando. Cuando esté todo listo y llega la parte más divertida, ¡a pintarse la cara! Debe llevar una base blanca y puedes dibujar algunos detalles con negro en los ojos y los labios. ¿A qué es sencillo?

Detective

Para el disfraz de detective es esencial una pipa, una capa de cuadros, un gorro a juego y una lupa. Con una tela de este estampado puedes hacer la capa, es sencillo, solo tendrás que cortarla con la forma y medida necesarias y añadirle un cordel para atarla al cuello. Con la tela sobrante, puedes decorar el sombrero para que quede a juego. No olvides pedirle a los niños que colaboren, pueden pegar la tela al sombrero. ¿Cuántas cosas descubrirán siendo detectives?

Buceador

Este es un disfraz con el que se divertirán un montón. Primero necesitaréis un traje de neopreno o unas mallas y una camiseta negra que lo simulen, ¡no olvidéis las aletas y las gafas de bucear! Y lo más importante: las bombonas de oxígeno. Para hacer las bombonas de oxígeno necesitaréis dos botellas de agua de 2 litros. Ayuda a los peques a pintarlas de amarillo y, mientras se seca, podéis merendar un Danonino: ¿sabes que está especialmente pensado para que lo puedan tomar solitos? Una vez que las botellas estén bien secas solo queda colocarlas con cinta aislante a la espalda. ¡Estará listo para encontrar grandes tesoros en el fondo del mar!

Disfraces caseros para carnaval

Pirata

Para vestir de pirata a los más pequeños necesitarás: un pantalón viejo o una falda, una camiseta blanca, un chaleco de rayas y un pañuelo. Decimos pantalón viejo porque habrá que recortarle el bajo en forma de picos. Además la camiseta hay que mancharla, esta es la parte divertida. Para crear el efecto de suciedad, los peques pueden pintarse la mano de negro e ir dejando mancha por la camiseta. Después se anuda el pañuelo a la cabeza y con pintura negra dibujamos un parche en el ojo. Si tenéis, podéis completar el disfraz con una espada de juguete o con un loro de peluche. ¡Será el corsario más temido!

Princesa

La más pequeña de la casa estará encantada con este disfraz. Lo esencial es encontrar un vestido, a ser posible en colores pastel, o bien un body y una falda de tul. También unos zapatos a juego y una corona. Si no tenéis corona no pasa nada, ¡podéis hacer una a vuestro gusto! Hay dos opciones, podéis pintar una corona en una cartulina que la niña la decore a su gusto, la recortáis, pegáis ambos extremos y listo. O bien una alternativa diferente: reutilizar una diadema y decorarla al gusto. Podéis colocarle borlas, cintas, tiras de terciopelo… Las opciones son infinitas. ¿Encontrará al sapo que se convertirá en su príncipe azul?

Ratón

Para este disfraz necesitaréis ropa gris. O bien un mono completo o un pantalón y una camiseta. El maquillaje es sencillo, hay que pintar la nariz de negro y hacer unos bigotes en los mofletes. Pero ¿y las orejas? Es estupendo, porque los peques pueden participar también. Con una cartulina y una diadema es suficiente, puedes dibujar las orejas en la cartulina mientras ellos las colorean. Después solo queda colocarlas en la diadema, ¡y listo!

Disfraces caseros para Halloween

Bruja

Si quieres convertir a tu niña en una bruja es muy sencillo. En primer lugar necesitaréis un vestido negro, unas botas negras, una escoba y un sombrero. Si no encontráis el sombrero, podéis fabricarlo. Con una cartulina negra puedes hacer el cono y la base, la peque puede decorarlo como quiera, os sugerimos que utilicéis purpurina, ¡le va a encantar! Una vez puesto el disfraz no te olvides de pintarle una verruga en la nariz. ¡Seguro que consigue muchos caramelos!

Catrina

Lo más complicado de este disfraz es el maquillaje. La ropa es bastante sencilla, mientras sea negra admite falda, pantalón ¡o lo que sea!. Primero tendrás que pintarles toda la cara de blanco, después utilizar un lápiz negro para hacer los detalles, y por último colorear lo que creas conveniente. Para el pelo puedes ayudarle a hacer una corona de flores de papel. A parte de dar mucho miedo, ¡va a estar monísima!

Vampiro

El disfraz de vampiro es uno de los más recurrentes en Halloween, pero no hay nada como hacerlo casero para ser original. Con una camisa blanca, una capa negra y unos pantalones negros ya tenemos casi todo el disfraz. Con pintura roja el peque puede manchar la camisa simulando sangre, y si no tenéis capa hacerla es muy sencillo. Corta una tela negra a medida y con la forma que sean necesarios y colócale un cordón rojo en el cuello para atarlo. Pon un poco de pintura roja en las comisuras de los labios y ¡preparados para asustar!

Seguro que estas ideas te ayudan en la próxima fiesta de disfraces. A nosotros nos encantan, son sencillos, rápidos y muy originales. Si lo has probado, no dudes en contarnos tu experiencia.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.