{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Muchas familias deciden optar por una manera de alimentarse característica,  en la que se excluyen  alimentos de origen animal como carnes, embutidos, pescados, mariscos, lácteos, huevos y derivados. Es la denominada alimentación vegetariana.

Lo pueden hacer por diferentes razones, desde una creencia religiosa hasta el cuidado por el medio ambiente, respeto por los animales o el cuidado de la salud.

Algunos vegetarianos deciden excluir casi todos los alimentos de origen animal pero, sin embargo, sí toman leche y derivados como quesos, yogures y otras leches fermentadas.  Se trata de una dieta menos restrictiva que la vegetariana estricta y se denomina dieta lacto-vegetariana.

El cuidado de la dieta durante la infancia es esencial por ser una etapa de crecimiento. La dieta vegetariana, al excluir alimentos de origen animal, debe combinar adecuadamente una amplia variedad de alimentos de origen vegetal para que la alimentación sea equilibrada y evitar carencias. Es importante asegurar un aporte abundante de minerales como el hierro, cinc y calcio, además de vitaminas D y B12 (esta solo se encuentra en alimentos de origen animal). Para ello, hay que consumir diariamente y en las cantidades adecuadas, frutas, frutas desecadas, frutos secos, legumbres, vegetales y hortalizas, cereales integrales, semillas y levadura de cerveza.  En el caso de la dieta lacto-vegetariana, la leche y los productos lácteos aportan un porcentaje importante de proteínas de alto valor biológico.

Siempre que se opta por esta opción en edad infantil, es necesario el seguimiento del pediatra (que podrá prescribir suplementos  en caso d que sea necesario) y de un nutricionista que pueda dar consejos dietéticos que favorezcan el crecimiento y desarrollo del pequeño.

A parte de la leche, algunos expertos recomiendan durante los primeros años el complementar con huevo (dieta ovo-lacto-vegetariana).

Claves para la alimentación del niño lacto-vegetariano:

  • Para un aporte de proteínas buena calidad, combina alimentos vegetales de forma inteligente: legumbres + cereales integrales (lentejas con arroz), legumbres + frutos secos y semillas (garbanzos con piñones), cereales integrales + lácteos vegetales (avena con batido de almendras), frutos secos y semillas + lácteos vegetales (arroz con leche y frutos secos) y frutos secos y semillas + cereales integrales (ensalada de arroz con lentejas).
  • Realizar comidas frecuentes.
  • No abusar  de los alimentos integrales.
  • Tomar diariamente lácteos para un aporte adecuado de calcio.
  • Acompañar los alimentos ricos en hierro con vitamina C para favorecer su absorción.
  • Asegurar suficiente exposición solar para que el organismo fabrique suficiente vitamina D.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.