{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Cuando el peque se encuentra entre los 4 y 6 meses de vida, significa que ya ha llegado el momento de introducir nuevos alimentos en su dieta. Para que el bebé no tenga ningún problema con las nuevas texturas y sabores, debemos tener en cuenta algunos consejos, así esta nueva alimentación le será mucho más agradable y llevadera :)

Tenemos que saber que entre los 7 y los 9 meses comienzan a masticar, poco a poco, a pesar de que todavía no les hayan salido los dientecitos. Por lo que es mejor darles alimentos semisólidos o que requieran una masticación suave, como los productos lácteos, las papillas o los purés.

También es conveniente hacer que sus purés sean más espesos. Los mejor es dejarlo algo grumoso al principio, puede que el pequeño tarde unos días en adaptarse a esta nueva textura, pero le encantará y le resultará más fácil digerirlo. Es preferible que en esta etapa utilicemos el pasapurés en vez de la batidora, y medida que vaya creciendo podemos incluso aplastar las verduras y frutas con el tenedor. Así el pequeño disfrutará conociendo las nuevas texturas y comenzará a diferenciar mejor los sabores.

Si seguimos estos consejos seguro que conseguimos que el peque acabe todas sus comidas sin que se le caiga nada de comida al babero :)

¿Cómo se prepara?