{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Aprender a comer es algo muy importante. No solo porque así empezarán a tomar alimentos sólidos, sino porque comer implica también saber como mover la boca y aceptar comida de una cuchara. Esto fortalece los músculos de la boca de tu peque, lo que le irá genial en el futuro para comer trozos de comida más grandes y para hablar.

Introducir texturas de manera gradual

Aprender a comer puede parecer algo complicado, pero si vas introduciendo de manera gradual distintas texturas verás como pronto tu bebé lo hará con soltura.

 Primera etapa: texturas suaves.

Al principio, los bebés necesitan acostumbrarse a la sensación de tener comida sólida en la boca, y aprender a moverla para luego tragar. Por eso, las texturas suaves son lo mejor para empezar la alimentación complementaria de tu chiquitín. Son fáciles de comer y de digerir.

Segunda etapa: comida algo más consistente.

Cuando tu peque ya esté acostumbrado a los purés, el próximo paso será empezar a enseñarle a masticar. Ahora, necesitará alimentos un poco más consistentes, y para poder tragar la comida, antes deberá saber cómo mover un poco la mandíbula.

Tercera etapa: trozos y grumos.

Cuando tu bebé esté cómodo con un poco más de consistencia, es el momento de pasar a la tercera etapa. Es entonces cuando aprenderá a lidiar con trocitos y grumos.

Cuarta etapa: formas y texturas infantiles.

Los niños necesitan diversión y variedad para mantener el interés en su comida, y ahora, ya están listos para masticar formas y texturas de “niño mayor”. Preparar la comida con formas divertidas te ayudará a mantener a tu peque entretenido al mismo tiempo que se vuelve más independiente porque aprende a comer sólo.

Quinta etapa: introducir poco a poco nuevos sabores.

Los bebés nacen con una preferencia hacia la comida dulce. Así que todos los alimentos con ese sabor serán mucho más fáciles de que se los coma. Vegetales como la zanahoria, el nabo, la patata, la calabaza y los guisantes, al igual que frutas como la pera, la manzana, el albaricoque, el plátano y el mango serán buenas opciones cuando empieces a darle nuevos sabores.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.