{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Al nacer los bebés no ven nada más que bultos borrosos y tampoco distinguen colores, pero sí perciben los contrastes fuertes como el azul y amarillo o blanco y rojo. Después de haber permanecido durante meses en la oscuridad del útero no son capaces de enfocar más allá de 25 centímetros, por eso tienen grandes dificultades para diferenciar objetos.

La vista se entrena con ejercicio y con tres movimientos muy sencillos.

Mantener la vista fija en un punto: Favorecer y observar los movimientos de fijación desarrolla la atención sostenida. Cuantos más estímulos ofrezcamos al bebé para que fije su mirada, más rápido conseguirá enfocar, ya que el cerebro aprende a base de repeticiones.

Seguir un objeto: Al principio los bebés no pueden seguir los objetos más que brevemente, en ángulos de 90 grados, pero a los tres meses ya pueden seguir un objeto de lado a lado, es decir, en giros de 180 grados. Ponle cosas cerca de los ojos para ver cómo los sigue y practica movimientos en línea recta y en círculo.

Movimientos en zig-zag: Al leer los ojos se mueven rápidamente de arriba abajo, en zig-zag, saltando del final de una línea al principio de la siguiente. Este movimiento debe hacerlo con soltura para poder leer con normalidad en el futuro. Consigue una marioneta de colores vivos y juega con él a que la busque con la mirada.

¿Cómo se prepara?

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder