{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Todos soñamos con algunos días de vacaciones fuera de casa. Romper con la rutina, conocer lugares nuevos, relajarse…. Cuando se tienen niños siempre existen algunos factores que hay que tener en cuenta para poder disfrutar de tus escapaditas en familia. A continuación detallaremos algunos consejos útiles para que vuestras escapadas de este verano sean mucho más agradables con los peques.

No lleves más de lo imprescindible

Todo lo que lleves y no uses será un esfuerzo en vano, vale más comprar los por si acasos en el lugar de destino que llevarlos desde casa. Además cuanto más cómodo de guardar y usar sea todo lo que lleves mejor os podréis adaptar a cualquier lugar.
Para el aseo lleva una bañerita hinchable, un cambiador plegable y los productos necesarios para el trayecto. Todo lo demás lo podrás comprar en la mayoría de destinos. No nos obsesionemos con la cantidad de ropa del peque, siempre hay formas de poderla lavar si se mancha, así que no hace falta llevarle mudas para todos los días. La documentación es básica cuando viajamos, además del DNI o pasaporte es importante llevar las tarjetas sanitarias, cartillas de vacunación y los papeles de seguro si lo tenemos. Además, siempre es útil llevar algo de botiquín con medicamentos básicos: antihistamínico, antipirético, paracetamol e ibuprofeno junto con algunos productos de cuidado como desinfectante, termómetro o tiritas. Finalmente no debemos olvidar lo importante que es llevar un medio de paseo cómodo.

¿Cuál es el mejor transporte?

  • Barco: el principal inconveniente son los mareos. Si decides embarcarte en un crucero debes tener en cuenta que el programa es intenso y puede ser cansado. Las tarifas para los más pequeños suelen ser gratuitas y es un buen lugar para relajarse sabiendo que están más o menos controlados. 
  • Tren: es cómodo, permite levantarse y distraerse por los vagones. El equipaje no se factura y suele ser pesado de cargar, por eso hay que vigilar el sobrepeso. 
  • Coche: es la forma de llevar tu equipaje de la forma más cómoda y sin restricciones. Además puedes establecer la ruta de viaje según lo que necesites en cada momento. 
  • Avión: cada vez existen más facilidades para viajar con bebés en avión. No pagan hasta los dos años y los vuelos de largo trayecto disponen de cuna. Consejo: darle biberón o el pecho durante el despegue y aterrizaje ayuda a asimilar los cambios de presión. 
  • Autobús: es el menos cómodo principalmente por el espacio y porque dependemos de la ruta de paradas establecida.

Un destino adecuado

Finalmente queríamos deciros que cualquier destino es adecuado si creemos que nuestra familia está preparada para adaptarse al lugar. Lo más importante es pensar bien en los posibles inconvenientes, fijar un presupuesto y tener claro cuál es el objetivo del viaje: descansar, conocer mundo, divertirse…

Esperamos que disfrutéis mucho de vuestras vacaciones con el peque y que los consejos que os hemos dado os sirvan para que todo salga rodado.
 

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder