{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Si tu pareja y tú compartís la afición por el esquí, quizá vaya siendo hora que se lo enseñéis a vuestros peques. Al margen de que aprendan o no, lo que si os podemos asegurar es que será uno de los planes más divertidos que les podréis ofrecer. Estar rodeados de nieve y aire fresco puede convertirse en una aventura para los niños. Y además os ayudará a todos a desconectar de la rutina y a pasar un buen rato en familia. Si tenéis planeado una excursión a las montañas para iniciar a los niños en el esquí, aquí tienes algunos consejos y explicaciones

Esquiar con niños pequeños

Antes de partir hacia la nieve, no está de más realizar una lista con todo lo que necesitaremos durante el día, centrándonos especialmente en los niños. Llevaos una mochila con agua, zumo y algo de comer. Meted en ella también unas tiritas, por si acaso las botas hacen rozaduras, pañuelos y ropa de recambio: calcetines, pantalones y ropa interior de repuesto. Los niños nunca dejan de jugar, por lo que es posible que acaben empapados.

Otro de los factores que hay que tener en cuenta a la hora de esquiar con niños, es la equipación. Necesitan ir cómodos, pero también abrigados. Te recomendamos que optes por ropa interior de algodón, pues es un tejido suave y transpirable. Si van a esquiar, pueden optar bien por el mono de una pieza, una de las mejores opciones para esquiar, especialmente para los más peques, o bien un traje de dos piezas. Procurad siempre que los tejidos de la ropa con la que esquíen sean impermeables y aislantes. Y por supuesto, no olvidéis los guantes, el gorro y las gafas de esquiar.

Si es la primera vez que tus hijos van a esquiar, lo ideal es que quien les enseñe a hacerlo sea un profesional. Los profesores de esquí serán quienes mejor les enseñen a los niños los primeros pasos a la hora de iniciarse en este deporte. Si tus hijos ya tienen experiencia y vosotros habéis adquirido la destreza necesaria, podréis instruirles o al menos supervisarlos. En cualquier caso, es importante que el aprendizaje se realice de manera gradual.

Una vez que los niños comiencen a esquiar, deberán hacerlo en las pistas de debutantes. Estas zonas son ideales para que tanto niños como principiantes comiencen su andadura con los esquíes. Son terrenos más suaves y sencillos en lo que el riesgo de caída es menor.

¿Y cuál es la mejor edad para empezar a esquiar? Lo cierto es que no hay ninguna edad establecida, pues depende de la capacidad de los niños. En este deporte es necesario haber desarrollado la psicomotricidad hasta cierto punto para poder mantenerse bien sobre los esquís y deslizarse por la nieve. También hay que tener en cuenta que es un deporte que encierra cierto riesgo, por lo que hay que tener cuidado con las posibles lesiones. La edad mínima recomendada suele ser entres los cinco o seis años. Dependerá de su desarrollo y de las ganas que tenga de practicar este deporte o no. En cualquier caso, lo recomendable es que la iniciación se produzca, como hemos dicho, de la mano de un monitor especializado.

Consejos para disfrutar con niños en la nieve

Ahora que hemos visto los principales factores que hay que tener en cuenta a la hora de esquiar con niños, aquí tienes algunos consejos generales para que vuestra excursión a la nieve sea todo un éxito:

  • No olvides nunca la protección solar: algo que vosotros también deberéis utilizar, pero prestad especial atención a la piel de vuestros niños, pues suele ser más sensible. Llevad con vosotros un bote de crema con factor de protección solar alto para aplicarlo en el rostro. De esta manera estarán protegidos de los rayos solares. Igualmente, es recomendable utilizar también un cacao con FPS para proteger los labios del frío.
  • Bebed agua con frecuencia: aunque estéis rodeados de frío, esquiar no deja de ser un deporte con el que realizamos un esfuerzo físico. Por lo tanto, es importante que tanto nosotros como los niños se mantengan hidratados a lo largo del día. ¡No olvidéis vuestras botellas de agua!
  • Un Actimel para ayudar a las defensas de toda la familia.
  • Máximo una o dos horas: no forcéis a vuestros hijos a esquiar más tiempo, puesto que podría resultar agotador. No solo físicamente, sino mentalmente: los pequeños podrían perder el interés por el esquí.
  • Recordad siempre elegir las pistas más adecuadas en función de la dificultad de las mismas y del nivel de nuestro hijo.
  • Lo importante es divertirse: al margen de aprender e iniciarse en este deporte, lo esencial es pasar un rato divertido en familia. Por eso es importante no agobiarles, si no hacérselo ver como un pasatiempo divertido.

Ira a la nieve con niños puede ser una experiencia de lo más divertido para toda la familia. Los consejos que te damos te serán de ayuda para solventar esos pequeños inconvenientes que a veces nos pueden sorprender en un viaje con niños. Ahora toca esquiar, niños, nieve y... diversión

* Dentro de una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable, Actimel con L.Casei Danone, contiene vitaminas D y B6, que ayudan al normal funcionamiento del sistema inmunitario. El consumo diario de Actimel, que es fuente de vitamina B6, ayuda a disminuir el cansncio y la fatiga y al normal metabolismo de la energía. Beneficio en población que desea llegar a la cantidad diaria recomendada de vitamina B6

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder