{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Mientras el bebé está dentro de mamá es capaz de percibir sus latidos del corazón, su voz, incluso sonidos frecuentes de la casa o música que mamá esté escuchando y todo esto puede sonarle al bebé cuando nazca.  Por ello, la voz de mamá atraerá la mirada de su bebé y por ello es importante mantener una continuidad en su estimulación auditiva cantándole y hablándole con cariño y dulzura, para captar su atención, pero también para encontrarse frente a sus ojitos y seguir creando ese vínculo entre los dos tanto con palabras como con mimos.

El oído es uno de los sentidos del bebé que siempre está alerta. Cuando oye un ruido que le atrae, centra su atención en él y esto puede ser aprovechado para estimular la parte auditiva del recién nacido. Según los expertos, la estimulación auditiva ayudará al bebé en el aprendizaje del lenguaje y en la comunicación, ya que cuando oiga un sonido será capaz de responder y de reconocer de dónde viene o lo que significa.   

La estimulación auditiva en casa

La estimulación auditiva es algo que los papás pueden hacer en casa con los bebés, ya que se trata de una actividad divertida y que atraerá la atención del pequeñín. Se trata de hacer sonidos que llamen la atención del pequeño y asociarlos directamente con el objeto que se trate, ya sea un animalito, una persona, un objeto, etc. En definitiva, se trata de que el bebé asocie el ruido a un objeto, por lo que al tiempo que se hace sonar el objeto, se debe pronunciar el nombre de éste de forma un poco exagerada para que el bebé aprenda a repetir las palabras que dicen papá y mamá.

No es necesario destinar un espacio de tiempo determinado al día para estimular la parte auditiva del bebé, ya que se pueden aprovechar muchos momentos de la rutina diaria, como el cambio de pañal (cuando se le puede cantar)  o durante el baño, cuando se puede aprovechar para enseñarle objetos que hagan algún ruido y repetir al bebé el sonido que se asocia al objeto, como cua – cua, etc.

Cuando el bebé es un recién nacido, hay que tener en cuenta que reaccionará ante sonidos que no conoce; si no los conoce y son bruscos, puede que se asuste. Para tranquilizarlo nada mejor que la voz de mamá. A partir de los cuatro meses el bebé buscará de dónde viene el sonido y a partir de los seis meses el pequeñín empezará a imitar o a intentar imitar los sonidos que dicen papá y mamá.

¿Os acordáis en qué momento vuestro pequeñín pronunció sus primeras palabras?

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder