{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

La estimulación temprana es una forma de interactuar con el bebé que le va a ayudar a desarrollarse física, emocional, social y cognitivamente. La estimulación temprana en un bebé no debe ser ni impuesta ni prolongada, pero por el contrario será mucho más efectiva si los papás consiguen que sea algo divertido, permitiendo de esa manera que el bebé asocie el estímulo con algo ameno. Es decir para estimular al bebé, la mejor forma de hacerlo es jugando con él.

Es bueno recordar que cada bebé es un mundo aparte, con lo cual cada uno tendrá su propio proceso de desarrollo y su sistema nervioso madurará a su ritmo. Por lo tanto, no todos los bebés son iguales y por eso no se les debe forzar ni imponer ninguna actividad para la que no están preparados o no tengan ganas de realizarla en un momento determinado.

El mejor momento para realizar ejercicios de estimulación es aquel en que el bebé esta relajado y tranquilo, ya que si está cansado no responderá al juego. Una forma de conseguir atraer su atención es con juguetes llamativos y seguros. Los juguetes deben ser agradables al tacto, al olfato y al gusto, de manera que el bebé se sienta atraído hacia el juguete y pueda conseguir centrar su atención en el.

Ejercicios para la estimulación temprana

Según la edad del pequeño se pueden realizar diferentes ejercicios de estimulación. Por ejemplo, cuando el bebé es muy pequeño, uno de los momentos para jugar con él es a la hora del baño, ya que se puede aprovechar para cantarle, acariciarle y darle un masaje. También les ayudan la música y los cuentos con diferentes texturas y sonidos. Los cuentos le ayudarán a manejar objetos con sus manitas y adquirir coordinación.

Cuando el bebé ya es más grande, los ejercicios de estimulación se dirigen hacia sus capacidades motoras: gateo, primeros pasos, etc. A partir de los doce meses, al niño se le enseña a controlar el movimiento: saltar, sentarse, caminar, agacharse, etc. Más adelante se estimula la parte cognitiva, es decir, aquellas acciones que le permiten al niño a través de las actividades y de los sentidos estimular su memoria, el razonamiento, la percepción o el lenguaje.

Pero así como cada bebé es un mundo, también lo es cada papá o mamá, porque cada uno tiene su propia técnica para estimular a su propio hijo y muchas veces la experiencia de otros padres sirve como ejemplo, por este motivo nos gustaría que compartieras con nosotros tu experiencia con tu bebé, ¿qué tipos de juegos has utilizado para estimularlo? ¿Qué resultado te han dado?

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.