{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Los bebés, a través de la vista, analizan el entorno que les rodea. Gracias a su capacidad visual el pequeñín reconocerá formas, reconocerá a mamá y a medida que crezca reconocerá diferentes colores y le atraerán los juguetes con colores vivos y definidos. La estimulación visual que reciba el bebé le ayudará a explorar ese entorno que lo rodea y que le inclina a seguir un objeto, a intentar cogerlo e incluso, a sonreír a mamá o a papá cuando los reconoce.  

Hacia los tres meses de edad el bebé alcanza una mayor agudeza visual y es a los seis meses cuando se acerca a la agudeza visual de un adulto. Por ello, cuando el bebé nace y hasta los tres meses de edad se pueden hacer algunos ejercicios de estimulación visual dedicándole unos minutos al día. Hay varios ejercicios que se pueden hacer con el bebé, algunos de ellos te los puede indicar el pediatra o la enfermera.

Cuando el bebé está dentro del primer mes de vida puedes aprovechar cuando esté tranquilo, si te lo pones delante, ya sea apoyado en tus piernas o estirado y tú delante de él, para mirarle fijamente a sus ojitos a una distancia de 20 ó 30 centímetros, atrayendo su atención hacia ti. Una vez hayas atraído su mirada coge un objeto y muévelo delante de él formando círculos, para que atraigas su atención y siga el objeto.

Otra de las recomendaciones de los expertos es colocarle a esa misma distancia dibujos hechos en blanco y negro, pero con formas sencillas, círculos, triángulos cuadrados, etc. También puedes dibujar caras con gafas, grandes bigotes o grandes ojos. Para estimular su visión en este primer mes de vida dibuja un ‘ojo de buey’ en el centro de un papel (un circulo negro vacío sobre papel blanco); colócaselo delante y cuando cierre los ojitos, quítaselo. Luego se lo vuelves a poner y con su dedito le sigues la línea del círculo intentando que mire su propio dedito y lo siga.

Otra forma e estimular la visión a un bebé de menos de tres meses es colocándole delante de un espejo, o con un espejo de mano. Este espejo se lo puede poner delante a esos 20 ó 30 centímetros. El espejo de mano te permite moverlo de forma que el bebé lo siga con la vista, e incluso puedes hacer que mueva ligeramente la cabeza para estimular la musculatura del cuello.

Hay muchos ejercicios que se pueden hacer para estimular la visión de un bebé, puedes preguntarlos a la misma enfermera o al pediatra, pero es importante tener en cuenta que no hay que agobiar al pequeñín, si se cansa se deja para otro momento. También debes tener en cuenta que no todos los bebés responden igual a los estímulos visuales, no te agobies si tu pequeñín no responde en el momento que le muestras un estímulo y consulta siempre con el pediatra los avances y las dudas.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.