{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Si tu hijo pequeño te pide la luna y las estrellas, ¡dáselas! Fabricar una contraventana como esta que simule una bóveda celeste es muy fácil. Además, su estructura deja pasar una luz tenue que ayudará a los más pequeños a conciliar el sueño con una sonrisa. Sólo necesitas un tablero, unas molduras y pintura azul.

Material necesario

  • 2 tableros de contrachapado de 12 milímetros de grosor
  • Moldura de 10 centímetros, en madera para pintar
  • Papel vegetal
  • Lápiz y papel celo
  • Tijeras o cúter
  • Segueta
  • Taladro
  • 1 bote de pintura de imprimación
  • Esmalte laca
  • Rodillo
  • Lija fina
  • 4 bisagras y tornillos

1. Hacer los dibujos

Necesitas dos tableros de contrachapado de 12 mm, de las mismas dimensiones que la ventana. Dependiendo del ancho, podrás fabricar dos hojas o una. Cuando tengas las piezas cortadas y listas, ponlas sobre una superficie plana y marca el lugar donde irán los cuerpos celestes. Dibújalos con una plantilla pegada a la madera con celo, para que no se mueva.

2. Recortar las siluetas

Cuando estén dibujados todos los motivos en el tablero, retira el papel celo y la plantilla. Haz un agujero con la taladradora, del tamaño justo para que puedas introducir en él la segueta de marquetería. Corta y cala con ella cada uno de los dibujos. A continuación, pasa un lija fina por los bordes e cada calado, de esta forma se irán retirando todas las pequeñas astillas y conseguirás que la superficie quede perfectamente lisa, algo indispensable para no tener problemas cuando se pinte la contraventana.

3. Pintar y montar

Antes de pintar el tablero de contrachapado, es necesario dar imprimación y lijar. Aplica, como mínimo, dos manos de esmalte mate del color elegido, teniendo cuidado de cubrir bien el interior de los calados. Después, pinta las molduras de remate y clávalas alrededor de la ventana. Marca y atornilla las bisagras en las contraventanas y en la moldura… ¡y listo!

¿Cómo se prepara?