{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Cuando a tu bebé le cuesta defecar, lo hace de forma poco frecuente y con deposiciones duras, estamos hablando de que tu peque seguramente estará estreñido.

Durante los primeros meses de vida de tu bebé, su alimentación te marcará el número de deposiciones diarias. Pero si ves que tu peque no defeca con frecuencia y las heces son de consistencia normal e incluso blanda, no podemos decir que tu bebé esté estreñido.

Los motivos del estreñimiento suelen ser diversos. Pero uno de los más frecuentes es cuando empezamos con la alimentación complementaria, ya que al introducir los alimentos sólidos es posible que tu peque tenga un poco de estreñimiento.


Consejos para evitar/tratar el estreñimiento

Lo que puedes hacer es estimular a tu peque para que haga ejercicio, de esta forma, al moverse, ayuda al movimiento de sus intestinos. Por ejemplo puedes hacer que tu peque gatee o si todavía no gatea, moviéndole las piernecitas de arriba abajo.

Es importante que tu peque tome alimentos ricos en fibra si suele ser estreñido, como por ejemplo la naranja, en zumito a partir de los 4-5 meses, para que le ayude a su tránsito intestinal. La fibra la podemos encontrar en numerosos alimentos que pueden ser utilizados en bebés menores de 1 año, como las papillas de frutas, verduras (judía verde, calabacín, calabaza, puerro…) y cereales con o sin gluten, dependiendo de la edad del peque.

Actualmente también existen leches específicamente formuladas para bebés estreñidos. Puedes consultarle a tu pediatra sobre ellas para que te aconseje la más adecuada para tu bebé.

Por otra parte, si ya está padeciendo el estreñimiento, podemos darle un masajito en la zona abdominal con movimientos circulares y de arriba hacia abajo para ayudarle a defecar. O incluso darle un baño con agua tibia, ya que esto le relajará y beneficiará a su tránsito intestinal.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.