{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

La regurgitación es un fenómeno fisiológico que afecta al 90% de los recién nacidos y consiste en devolver cierta cantidad de leche justo antes de tomarla o bien cuando ha pasado un rato. Es debido a un desarrollo incompleto de la válvula que regula el paso de los alimentos entre el esófago y el estómago, llamada cardias. Si a tu recién nacido le suele ocurrir, no desesperes; la regurgitación será frecuente durante el primer mes pero tiende a disminuir entre los 3 y los 4 meses y al año suele desaparecer por completo.

Las mamis solemos preocuparnos con esta situación y nos preguntamos si frente una regurgitación de una cantidad considerable de leche conviene repetir la toma. En el caso de un bebé que regurgita mucha leche, aconsejamos que las tomas sean más seguidas y en menor cantidad, ya que así el peque la retendrá más tiempo en su organismo. Además, no hay que alarmarse por la cantidad regurgitada ya que la leche está mezclada con mucosidad y saliva, por lo que en realidad se desechan pocos gramos de alimento.

Tanto si el peque toma leche materna como biberón, no hay que cambiar el tipo de alimentación ya que en ambos casos se produce la regurgitación de la misma forma. Aunque técnicamente la leche de fórmula tarda más en digerirse, la regurgitación se debe a la inmadurez fisiológica.

Para evitar la regurgitación, puedes seguir varios consejos. Si el peque toma pecho, puedes colocarlo en posición vertical después de comer o procurar que el bebé vacíe el pecho por completo antes de pasar al otro. En el caso de que tu pequeño tome biberón procura no darle demasiada leche y nivélala con un cuchillo en vez de apelmazarla con la cuchara medidora.

A la hora de dormir también podemos tomar precauciones ya que el peque puede que regurgite un rato después de su toma. Eleva un poco la cabecita del bebé inclinando el colchón de su cunita o cochecito. La mejor postura para el bebé será de lado ya que si regurgita la leche no obstruirá sus vías respiratorias.

Si quieres consejos más específicos adaptados a tu bebé consulta a tu pediatra qué puedes hacer para prevenir o evitar las regurgitaciones de tu peque.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.