{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Los niños deberían comer frutas y verduras todos los días por la importancia que tienen al aportarles los minerales, vitaminas y fibra necesarios para su desarrollo y su crecimiento. Además, en la infancia los niños están sujetos a mucha actividad física y mental, ya sea jugando en casa o en el colegio. Están en una etapa de crecimiento crucial tanto física como psicológicamente, por lo que su consumo de energía es muy alto y por lo tanto es muy importante que mantengan una dieta equilibrada.  


Pero aprender a comer frutas y verduras todos los días no sólo tiene repercusiones nutricionales, que evidentemente son importantes, sino también en sus hábitos alimenticios. Uno de los cambios más importantes en el bebé es el cambio de la leche materna a la alimentación complementaria y posteriormente a la introducción de alimentos sólidos. Su paladar y sus hábitos adquiridos en esta etapa son importantes, aunque cuando el pequeño crezca probablemente podrá variar sus gustos. No obstante, es importante que el pequeño pruebe a medida que vaya creciendo nuevos sabores y nuevas texturas para conocer y educar su paladar.


Los padres deben tener en cuenta que los niños cuando experimentan cambios, como por ejemplo la entrada en la guardería o el colegio, pueden cambiar sus gustos y sus hábitos alimenticios. Es una tarea de los padres y educadores conseguir que los pequeños coman de todo y se acostumbren, sobre todo  a comer frutas y verduras diariamente para establecer en el niño unos hábitos saludables que le ayudarán a comer bien el resto de su vida.  


A veces puede parecer difícil, la clave es predicar con el ejemplo, aunque hay maneras de ayudarnos a que los pequeños  coman frutas y verduras. Por ejemplo se pueden hacer ensaladas colocando pequeños trozos de pera que le darán un toque de sabor y frescura. En el caso de las verduras, podemos mezclarlas con otros alimentos, por ejemplo pasta con calabacín, pollo con un poco de ensalada, etc. Podemos recurrir a las cremas de verduras aunque sin abusar ya que es bueno que los pequeños se acostumbren a los sabores y a las texturas. En el caso de las frutas, si el pequeño se niega a comerlas también podemos licuarlas o hacer zumos de frutas naturales.


Además, ahora te lo ponemos más fácil, ya que el próximo mes de mayo podréis encontrar en vuestro supermercado habitual mi Primer® Danone Fruta y Leche,  con el que podrás ayudarle a tomar frutas adecuadas a su edad mientras le das leche de continuación.

Las mamás siempre suelen tener algún truco que les funciona, ¿nos contarías el tuyo?

Fuente | cecu.es

Más información | juntadeandalucía.es

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.