{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Como ya sabéis, los organismos tanto nacionales como internacionales dedicados a la infancia recomiendan la lactancia materna, al menos durante los seis primeros meses de vida del bebé. Una de las maneras de estimular y potenciar la lactancia materna, el apego y el vínculo materno y paterno es precisamente usando un fular dirigido a portar al bebé muy cerquita del cuerpo de mamá o de papá.

Esta cercanía tiene beneficios para el bebé, pero también para sus papis. Por un lado, el bebé se sentirá seguro cerca de mamá o de papá y protegido, esa sensación le ayudará a crecer seguro de sí mismo y a disfrutar del paseo o de las tareas de casa sin dejar de sentir el calor de su mami. Uno de los motivos por el que los bebés lloran menos cuando son porteados en un fular es porque ese balanceo que sienten con el movimiento de sus papás les recuerda al que tenían dentro de la barriguita de su mamá.

Además, al sentir cerca los latidos del corazón o el olor de su mami se sentirán más tranquilos y calmados. Otro de los beneficios de los que se puede aprovechar el bebé es el de la postura, ya que al ir en la posición erguida e ir acompañado de los movimientos constantes de sus papás, al bebé siente cómo se estimula su sistema digestivo, por lo que se le ayuda a expulsar más fácilmente los gases.

Por otro lado, los papás también se benefician del fular portabebés por varios motivos: es más fácil moverse por la ciudad al evitar las barreras arquitectónicas que se pueden encontrar con el cochecito (escaleras, aceras, calles estrechas, etc.), por la posición en la que queda el bebé y si se coloca adecuadamente el fular, la espalda del adulto queda recta y se evitan los molestos dolores de espalda, con el fular se adquiere mucha más movilidad y se aumenta el vínculo materno y paterno…

Pocos son los inconvenientes que se le pueden atribuir al uso del fular y algunos son muy accesorios: no se puede aprovechar el cochecito para meter bolsas de compra, no tienes sitio donde dejar al bebé si tienes que probarte una prenda de ropa o si te quieres sentar a tomar un café en un establecimiento. Pero como en todos las temas de la crianza, se puede encontrar el equilibrio utilizando aquellos sistemas que en cada caso sean los más prácticos. Es decir, se puede usar cada sistema dependiendo de a dónde se vaya a ir o lo largo que vaya a ser el paseo, de manera que siempre se pueda aplicar cada sistema para cada momento.

Lo cierto es que muchas madres que han usado el fular, repiten y además lo recomiendan. Como ya sabéis muchos consejos de las mamás más experimentadas sirven para que otras muchas aprendan o conozcan nuevos sistemas. Por este motivo me pregunto ¿qué otras ventajas te gustaría compartir con otras mamis sobre el uso del fular?

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.