{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

El momento de dar el biberón a nuestro bebé es también un momento muy especial en el que mamá y bebé establecen una relación de amor basada en el contacto físico, las miradas, las caricias y los mimos. Por lo que, al igual que la lactancia natural requiere calma, dulzura y atención. Las madres que por no poder o no querer optar por la lactancia materna deberían tener en cuenta unos consejos básicos para la limpieza del biberón.

Según los pediatras, la esterilización del biberón debe hacerse hasta los seis meses, momento en el que el bebé comienza a llevarse las manos y otros objetos a la boca, aunque algunos lo amplían hasta el año de vida para proteger así al bebé de virus, bacterias y hongos que podrían acarrearle trastornos gastrointestinales.

Existen varios métodos para la esterilización de los utensilios, aunque siempre previamente hay que lavarlos con agua corriente caliente, detergente neutro y la ayuda de cepillos especiales para biberones y tetinas. Estos métodos de esterilización se agrupan en dos:

  • Métodos en frío: que consisten en la disolución en agua de pastillas cloradas donde se introduciran biberones y tetinas. Este método requiere un buen aclarado para no dejar restos.
  • Métodos en caliente: uno de ellos es el tradicional hervido en una cazuela durante al menos 20 minutos. Otro es el esterilizador a vapor, que los hay eléctricos y para microondas.

Sea cual sea el método que se use, deben secarse muy bien todos los utensilios y ponerse en un lugar cerrado y limpio para mantener así la esterilización.

Hay que prestar atención a los biberones y tetinas para valorar cuando hay que sustituirlas por otras, siendo aconsejable cambiarlos cada tres meses aproximadamente.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.