{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

A lo largo de los días de convivencia con el peque podrás descubrir que hay ciertas horas durante el día en las que suele querer algo: a partir de ahí puedes apuntarte la hora y tendrás la pauta para repetir los próximos días el amamantarlo, acostarlo o darle mimos.

Las rutinas son buenas porque no sólo te tranquilizan y te permiten organizarte a ti, sino que también son una ayuda para el bebé, para que sepa qué ocurrirá después. Las rutinas son fundamentales para establecer las condiciones óptimas a su cuerpo y mente para aprender del mundo que lo rodea. La mayoría de los pediatras opinan que a partir de los 2 meses ya es conveniente seguir algún tipo de rutina. Sin embargo, incluso antes de los 2 meses, notarás que tu bebé sigue un horario predecible, lo único que tendrás que hacer es adaptarlo.

Es muy importante que entiendas sus ritmos naturales y descubrir los patrones de horario que establece el bebé por sí solo, al principio. Sólo será necesario el consejo del pediatra, tu sentido común y tu instinto maternal para conseguirlo.

Tienes algunas pautas para guiarte, no tienen por qué ser estrictas ya que cada bebé tiene sus hábitos y su ritmo. Los recién nacidos suelen comer cada 3 horas, de día y de noche. Al principio, se les dará la toma a demanda, cuando ellos lo pidan. Hacia los 3 meses los bebés ya podrán esperar más por la noche a tomar su leche y podrás descansar mejor. Harán unas 6 o 7 tomas diarias, y si duermen largo y tendido no tienes por qué preocuparte, a menos que sea prematuro y esté bajo de peso.

En cuanto a la rutina de sueño, una parte importante es diferenciar la noche del día. Así el bebé se prepara para un sueño más corto, de día, o más largo y silencioso, de noche. El bajar las cortinas, el ruido y hasta bañarlo antes son consejos útiles. También puedes situar la cuna de tu peque al lado de tu cama y así, apenas tendréis que despertaros por la noche. Si toma biberón, puedes tenerlo preparado en el frigorífico y calentarlo al microondas en un momento, y una vez se haya alimentado se dormirá enseguida otra vez.

A partir de los 6 meses el bebé sustituirá parte de la siesta del mediodía por horas de sueño nocturno, así que la rutina cada vez se adaptará a mejor para que duermas más. Los peques son muy adaptables a pesar que al principio se encuentren un poco incómodos con la rutina.

Tu pediatra podrá ofrecerte ejemplos de rutinas para que puedas lidiar con sus horas punta y además que te permitan organizarte tus cosas.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.