{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Estamos en verano y qué mejor momento para disfrutar de vuestro bebé que jugar con él y con el agua. Generalmente a los bebés les fascina el agua, por lo que es un buen medio que podéis aprovechar para estimular sus sentidos, divertirlo y de paso tenerlo fresquito. Hay varias formas de jugar con el bebé y el agua. Por ejemplo, puedes aprovechar un día de playa o de piscina o si tienes oportunidad ponerle en una terracita una pequeña piscinita donde esté sentado jugando contigo.

En cualquier caso, la metodología siempre es la misma, bebé sentado, con una buena sombra y mamá o papá, o a ser posible los dos, jugando con el bebé. Una manera de estimularle es dejarle a la mano pequeños contenedores que le sirvan al pequeño para coger agua y soltarla. Piensa por ejemplo en pequeños botes que pueda sujetar con su manita  y con los que pueda pasar agua de uno a otro o simplemente llenarlos y vaciarlos. También puedes aprovechar los vasos de yogures vacíos o pequeñas botellas de plástico que floten y que pueda agarrar.

A los pequeñines les gusta mucho ver como el agua entra y sale de los objetos que le dejas a la  mano, por lo que puedes agujerear una botella y dejar que el agua salga por los agujeros como si fuera un colador, esto les mantendrá un rato entretenidos. Déjale al alcance de su mano pequeños juguetes de colores que floten, para que intente agarrarlos y tirarlos de nuevo al agua.

Puedes aprovechar que lo tienes sentado en el agua para hacerle pompas de jabón. Es curioso lo fácil y económico que es hacer pompas de jabón y lo que les llega a gustar a los pequeños de la casa. Puedes hacer que las pompas aterricen en el agua y que el bebé intente cogerlas o tocarlas.

En el caso de que tú también puedas entrar en el agua, báñate con el pequeño meciéndole y dejando que sienta el agua y la sensación de flotar en tus brazos. El baño con el bebé es un buen estimulante que reforzará vuestros lazos afectivos a la vez que os llenaréis mutuamente de sensaciones.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder