{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

¡Hola familia! Ahora, en temporada de vacaciones, seguramente muchos de vosotros tenéis mucho tiempo libre para disfrutar, más que nunca, con la familia. Por eso el artículo de hoy quiero dedicarlo al ocio familiar, concretamente a los juegos de siempre para toda la familia ¡para que disfrutéis juntos de los ratos libres!

La importancia de jugar con los hijos es indudable: jugar en familia es una divertida manera de aprender y relacionarse, una oportunidad para compartir y vivir experiencias diversas. Así que, ¿queréis recordar o conocer nuevas ideas para divertiros con toda vuestra familia este verano? Pues, ¡qué mejor que los juegos de toda la vida!

En la rutina diaria de muchos de nosotros ya es suficientemente pesado tener que estar siempre con el ordenador y otras nuevas tecnologías, ¿no? Está bien cuando las necesitas, pero para que jueguen nuestros hijos o jugar nosotros con ellos es mejor optar por algo más interactivo y más sociable. ¡Los juegos de toda la vida son una alternativa estupenda a ordenadores, consolas y demás! Hoy voy a recordaros (o enseñaros) algunos de ellos para que los disfrutéis ahora en verano con la familia. ¡Vamos allá!:

El juego de la gallina ciega 

¡Uno de los juegos de siempre! Es un activo juego de grupo para el que sólo se necesita un pañuelo grande con el que tapar los ojos a un participante, ¿lo recordáis? Un participante tiene los ojos vendados en cada ronda y el resto se colocan alrededor formando un círculo y preguntan:

Gallinita, gallinita ¿qué se te ha perdido?”

y el del centro responde

una aguja y un dedal

el grupo dice:

pues da tres vueltecitas y los encontrarás

El del centro da tres vueltas sobre sí mismo para desorientarse y camina hacia alguno de sus compañeros con los brazos extendidos, y tiene que adivinar tocando quién es.

Charranca, rayuela o tejo

Hay muchas versiones de este juego. Se dibuja con tiza o con un palo en la tierra un diagrama en vertical: primero tres cuadrados, después un rectángulo dividido a la mitad, otro cuadrado que coincida con los primeros, otro rectángulo dividido a la mitad y, para coronar, un semicírculo. Se numeran empezando de abajo hacia arriba. El semicírculo puede llamarse cielo, gloria o dejarlo sin nombre ni número. ¿Ya sabéis como va, no? Un niño se sitúa al pie del número 1 y lanza una piedra para que caiga en ese cuadrado. A la pata coja tiene que saltar hasta la casilla número dos y seguir desplazándose así por cada una. En los rectángulos se apoya a la vez un pie en cada casilla. El cielo es la casilla de descanso, al llegar se apoyan los dos pies y de un salto se da la vuelta, para repetir el recorrido en el sentido contrario. Al finalizar cada vuelta se vuelve a lanzar la piedra a la siguiente casilla, que es la que no se puede pisar. Gana el que consigue llevar primero la piedra hasta el cielo. Es un buen juego de habilidad y equilibrio.

Juego del pañuelo

¡Otro de los más conocidos! Para jugar solo necesitaremos contar con varios jugadores, que se agrupan en dos equipos con un número igual de jugadores, y un pañuelo o un trozo de tela. Los dos equipos numeran a sus respectivos jugadores. En el centro del terreno de juego se hace una raya donde se coloca el que sujeta el pañuelo, que es además quien hace de juez. El juego comienza cuando el juez diga un número: lo que implica que los dos jugadores de ambos equipos que tienen ese número salen corriendo a coger el pañuelo. Cuando llegan a él, el más rápido debe cogerlo y su adversario corre detrás para poder pillarlo. Si lo hace, este pierde y queda eliminado del juego. Termina cuando un equipo se queda sin jugadores. Cada equipo que va perdiendo jugadores tiene que adjudicar el número de ese jugador que fue eliminado a otro que este aún en el equipo.

Churro

Dos equipos y un juez. El juez se colocará en pie apoyando su espalda sobre la pared y acoge sobre sus piernas la cabeza de un miembro del equipo (caballos), y así sucesivamente. Luego “los jinetes” deben ir saltando hasta quedar todos arriba. El primer jinete dice “churro” (tocándose la muñeca), “media manga” (codo) o “manga entera” (hombro). Si los caballos aciertan, hay cambio de roles, hasta que sean capaces de conseguirlo.

Todo ello para comentar algún que otro juego, ¡pero hay muchos más! La petanca, saltar a la comba, tres en raya, etc. Ya veis… ¡no hay excusa para aburrirse! Además, volver a jugar al escondite, al pañuelo, a la comba y demás es una gran receta contra la obesidad infantil actual, porque los juegos tradicionales se caracterízan también por aumentar la actividad física de los niños, ya que tienen que saltar, correr y perseguirse para ganar. ¡Hay que aumentar el tiempo dedicado a los juegos físicos, y no tanto a videojuegos, televisión y demás!

¡Familia ya sabéis: a promover los juegos tradicionales para fomentar la actividad física y los estilos de vida saludable!

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder