{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Cuando nace el bebé, no conoce su esquema corporal, es decir, no sabe dónde empieza  y acaba su cuerpo. Es gracias al contacto, caricias y cosquillas de los padres que empieza a sentir sus límites corporales. Una parte muy importante que debes empezar a estimular son sus manitas, las extremidades que le ayudan a coger cosas, a notar texturas, a hacer señas para que lo cojas en brazos… De hecho, hasta los 7 meses el bebé se dará cuenta de que tocando las cosas con las manos obtiene información de ellas sin tener que llevárselas a la boca (aunque lo sigue haciendo). A partir de los 8 meses, el bebé agarrará objetos cada vez más pequeños con un movimiento de pinza entre su dedo pulgar i el índice. De los 9 a 12 meses, el peque ya observará e intentará imitar los movimientos de manos que hacen sus papis.

Para que el bebé adquiera habilidad con sus manitas, podemos enseñarle a través de juegos, porque se aprenden con más ganas y además pasáis un buen rato. Al principio, una buena idea sería sentarte junto a él y darle objetos de diferentes texturas para que los toque. Pronto podrás darle una caja y descubrirás que le encanta abrirla y cerrarla. También es bueno hacer que tenga un objeto en cada mano, cuando le des un segundo objeto, si tira el primero, haz que lo vuelva a coger. Puedes comprarle algún juguete que le permita encajar objetos y figuras geométricas, son muy positivas para estimularle.  Si has ido estimulando al bebé, a los 8 meses habrá perfeccionado su movimiento de pinza y podrás utilizar la comida como juego: haz que coma con las manos, ¡disfrutará mucho!

Poco a poco verás cómo reacciona tu peque a los juegos y cómo se va volviendo más hábil con las manos. Incluso podéis jugar con marionetas, podéis decoraros los dedos como si fueran caras de personas e interpretar personajes, hacer teatro de sombras en la pared, e incluso puedes hacer que pinte con las manos y descubra su pasión artística… siéntete libre de enseñarle cosas nuevas. No hay un patrón preestablecido en cuanto a pasos para estimular sus manitas, tu bebé lo pasará en grande si haces volar la imaginación y le cantas canciones sobre los movimientos de las manos y deditos.

Para ampliar tu repertorio puedes aprenderte alguna canción popular relacionada con el aprendizaje de los bebés, como son ‘’Los deditos’’, ‘’Cinco ratoncitos’’, ‘’Los dedos y las manos’’… en Internet encontrarás blogs de otras madres y  páginas web que las proporcionan, tanto la letra como la melodía.

Si ves que tu peque ya está preparado para añadir un poco de dificultad a esos juegos, puedes probar con el mítico ‘’Piedra, papel y tijera’’ o ‘’Simón dice’’. Todo es cuestión de ir innovando paso a paso, y a medida que crece ir sumando un plus de dificultad, para que mejore su precisión con las manos.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.