{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Cuando nace el bebé, no conoce su esquema corporal, es decir, no sabe dónde empieza  y acaba su cuerpo. Es gracias al contacto, caricias y cosquillas de los padres que empieza a sentir sus límites corporales. Una parte muy importante que debes empezar a estimular son sus manitas, las extremidades que le ayudan a coger cosas, a notar texturas, a hacer señas para que lo cojas en brazos… De hecho, hasta los 7 meses el bebé se dará cuenta de que tocando las cosas con las manos obtiene información de ellas sin tener que llevárselas a la boca (aunque lo sigue haciendo). A partir de los 8 meses, el bebé agarrará objetos cada vez más pequeños con un movimiento de pinza entre su dedo pulgar i el índice. De los 9 a 12 meses, el peque ya observará e intentará imitar los movimientos de manos que hacen sus papis.

Para que el bebé adquiera habilidad con sus manitas, podemos enseñarle a través de juegos, porque se aprenden con más ganas y además pasáis un buen rato. Al principio, una buena idea sería sentarte junto a él y darle objetos de diferentes texturas para que los toque. Pronto podrás darle una caja y descubrirás que le encanta abrirla y cerrarla. También es bueno hacer que tenga un objeto en cada mano, cuando le des un segundo objeto, si tira el primero, haz que lo vuelva a coger. Puedes comprarle algún juguete que le permita encajar objetos y figuras geométricas, son muy positivas para estimularle.  Si has ido estimulando al bebé, a los 8 meses habrá perfeccionado su movimiento de pinza y podrás utilizar la comida como juego: haz que coma con las manos, ¡disfrutará mucho!

Poco a poco verás cómo reacciona tu peque a los juegos y cómo se va volviendo más hábil con las manos. Incluso podéis jugar con marionetas, podéis decoraros los dedos como si fueran caras de personas e interpretar personajes, hacer teatro de sombras en la pared, e incluso puedes hacer que pinte con las manos y descubra su pasión artística… siéntete libre de enseñarle cosas nuevas. No hay un patrón preestablecido en cuanto a pasos para estimular sus manitas, tu bebé lo pasará en grande si haces volar la imaginación y le cantas canciones sobre los movimientos de las manos y deditos.

Para ampliar tu repertorio puedes aprenderte alguna canción popular relacionada con el aprendizaje de los bebés, como son ‘’Los deditos’’, ‘’Cinco ratoncitos’’, ‘’Los dedos y las manos’’… en Internet encontrarás blogs de otras madres y  páginas web que las proporcionan, tanto la letra como la melodía.

Si ves que tu peque ya está preparado para añadir un poco de dificultad a esos juegos, puedes probar con el mítico ‘’Piedra, papel y tijera’’ o ‘’Simón dice’’. Todo es cuestión de ir innovando paso a paso, y a medida que crece ir sumando un plus de dificultad, para que mejore su precisión con las manos.

¿Cómo se prepara?