{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Los niños de cinco años y más estan en una etapa en la que aprenden a compartir, a controlar mejor sus impulsos, a jugar en equipo, a no llorar cada vez que algo no les gusta y a apoyarse cada vez más en el lenguaje para expresarse.

Para afianzar estos avances nada mejor que utilizar el juego. Os proponemos tres actividades relacionadas con las áreas más destacadas de su desarrollo, concretamente juegos para la lectoescritura, para el razonamiento y para el conocimiento del entorno. Hemos seleccionado juegos desafiantes, muy gratificantes y súper divertidos.

El ahorcado

Son necesarios de 2 a 6 jugadores.

El material necesario consiste en una pizarra y tiza o un cuaderno y un lápiz.

Modo de juego

Sobre el cuaderno o pizarra se dibuja una especie de patíbulo y una cuerda (de la que colgará el ahorcado).

Un jugador piensa una palabra y pinta en la pizarra tantas rayas (en horizontal) como letras tenga dicha palabra. Si son sólo dos personas no hay problema pero si juegan más niños lo ideal es que vayan de uno en uno, y por orden, diciendo letras al azar, aunque todos jueguen como un equipo. Si la letra está en la palabra, el jugador la escribe en el lugar en donde le correspondería. Si no está, se dibuja al lado una parte del cuerpo de un monigote, empezando por la cabeza, el cuello, un brazo, el otro, una pierna y la otra. Si el monigote termina ahorcado, el jugador que ha pensado la palabra se anota un punto positivo.

Este juego desarrolla y afianza la lectoescritura y el razonamiento deductivo. Si se practica en grupo, potencia el trabajo en equipo y la tensión por no ver al ahorcado siempre es fuente de risas.

Quién es quién

Son necesarios de 2 a 6 jugadores.

El material necesario es un rollo de papel higiénico y un bolígrafo.

Modo de juego

Situados en círculo en el suelo, cada niño escribe en un trozo largo de papel el nombre de un animal. Luego, lo ata alrededor de la frente del compañero que tenga a la derecha, cuidando que éste no lo vea y dejándolo visible de tal forma que los demás jugadores puedan verlo. Por turnos, cada jugador va preguntando qué animal es y no sólo eso, si no qué cosas puede hacer, cuántas pasas o le gusta comer, etc. Las respuestas sólo pueden ser sí o no. El primero que acierte gana.

Este juego ayuda a ejercitar el razonamiento, la memoria y la tolerancia a la exposición grupal, pues todas las miradas están puestas en uno.

enlightenedIdea extra: Para no montar mucho jaleo, un solo jugador puede ponerse el papel y los demás van contestando a sus preguntas.

Adivina qué estoy haciendo

Son necesarios de 2 a 6 jugadores.

Modo de juego

Sentados en círculo, un jugador sale al centro y escenifica un oficio (taxista, tendero, barrendero, bailarín, etc…), sólo emitiendo sonidos. El resto de participantes tiene que adivinar de qué oficio se trata. Quien acierte gana un punto.

Este juego ayuda a trabajar con el criterio de realidad, a comportarse y hacer cosas de acuerdo con el ambiente. Al mismo tiempo ayuda a poner en practica los conocimientos del entorno y de la sociedad, así como a identificar y procesar información visual.

enlightenedIdea extra: En vez de oficios, se puede jugar con películas o series de televisión, aunque es un poco más complicado.

Ahora ya sabemos la teoría. Es el momento de empezar a jugar. Recuerda que tienes más consejos para ti y tu familia en la página de Danone

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.