{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Aunque todavía sea muy pequeñito los juegos pueden empezar a aparecer en sus primeros meses de vida. Porque jugar con él es una forma de ayudarle a desarrollarse tan necesaria como el comer o el dormir.

Jugar con el bebe en distintas etapas

Primer mes: sentir la pelota

Generalmente a esta edad los pequeños centran todas sus tensiones en los pies, por lo que un suave masaje en ellos es una buena opción. Utiliza una pelota pequeña para facilitar el trabajo y pásasela por las plantas, desde el talón hacia los dedos, hasta que consigas relajarle. Otro masaje sencillo consiste en sujetar con las dos manos el hombro del bebé e ir bajándolas hasta su mano como si se exprimiera una naranja.

Segundo mes: ver dibujos

Captar la atención del bebé significa enseñarle a concentrarse, algo clave para su desarrollo intelectual. Una forma de hacerlo mediante el juego es pasarle láminas con dibujos geométricos en blanco y negro. Para la pediatra Susana Pascual, “si utilizamos formas sólo en estos colores garantizaremos que vean los dibujos mejor, ya que hasta los tres meses lo que mejor ven los bebés son los contrastes entre un color claro y otro oscuro”, asegura.

Tercer mes: girar

Antes de empezar a gatear, el pequeño tendrá que aprender a girar sobre sí mismo. Para echarle una mano y que empiece a hacerlo él solito hay: primero, un juego que resulta muy divertido ponle boca arriba sobre el suelo; después, sujétale por los tobillos, muévele ligeramente hacia un lado y hacia el otro; por último, crúzale una pierna sobre la otra. Al tirar de sus piernas suavemente hacia un lado, el pequeño rodará sobre el costado quedando boca abajo.

Cuarto mes: coger objetos

Para ayudarle a que sus movimientos tengan un sentido y vaya ejercitando su masa muscular, una opción es colgar en una cinta una caja pequeña. Si tienes, le puedes añadir un cascabel para que le llame más la atención. Después, tumba al pequeño sobre el suelo y coloca la caja cerca de una de sus manos para que intente cogerla. Luego pásate la caja a la otra mano. Finalmente, deja la caja colgando en el centro para que intente atraparla juntando las dos manitas.

Quinto mes: rodar

Puedes ayudarle a ejercitar ciertas partes de su cuerpo, para que pueda empezar a moverse con más libertad, a través de otro juego: Colócale sobre un rulo hinchable, o un cojín con forma de rulo, y hazle rodar sobre él, siempre teniéndolo sujeto a la altura de las caderas. “Si además colocas un objeto llamativo delante de él, cuando avance sobre el rulo se esforzará y ejercitará sus músculos”, afirma la pediatra. Es importante que coloques al bebé con la espalda en línea con la cabeza y las caderas para que esté cómodo y seguro.

Sexto mes: Verse en el espejo

A esta edad comienza su proceso de socialización, por lo que empezará a interesarse por los otros, y también por él mismo. Un juego que despertará su interés consiste en darle un pequeño espejo, especialmente si es para bebés. Si al mirarlo ve su imagen y lo agita significa que se ha reconocido. Al seguir su imagen en él aumentará su capacidad de atención y eso también le ayudará a empezar a fijar su mirada.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.