{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

TEMAS

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS

Los niños cada vez muestran más interés por el dinero y sus posibilidades a edades más tempranas. Con la paga semanal se sienten importantes, aprenden a ahorrar y entienden las matemáticas de manera rápida. Pero, ¿cuándo debemos empezar a darles la paga?

En torno a los 10 años surge en ellos un interés creciente por el dinero y es conveniente que a partir de entonces cuenten con una asignación mensual. Puede ser también antes pero lo normal es que comience a recibirla cuando sea consciente de lo que es el dinero y sea capaz de comprender lo que se puede hacer con él.

Cuando se fija una cantidad para la paga, hay que tener en cuenta tanto sus necesidades como la situación familiar, sin olvidar que aunque se trate de una familia con una economía boyante tampoco se le debe asignar al niño mucho dinero para no maleducarle.

También el grupo de amigos influye, ya que es normal que el niño recurra a las comparaciones. En este caso, si pide mucho, hay que apelar a su sentido del ahorro para combatir sus pequeños chantajes emocionales.

Y si a tu hijo es mayor de 14 y no le llega con el dinero de la paga, puedes animarle a que realice algún trabajo propio de su edad, como dar clases particulares, cuidar a niños o limpiar coches.

¿Cuánto dinero hay que darles?

Según el informe Cómo piensan los adolescentes, realizado por el Foro de la Infancia y la Adolescencia, los chicos de entre 12 y 18 años reciben unos nueve euros mensuales. Además, el 84% de ellos cuentan con paga de manera regular y muchos también tienen alguna suma extra para sus gastos diarios.

El informe destaca también que la mitad de ellos lo dedican a ahorrar, pero lo cierto es que el hábito de ahorrar disminuye con la edad y los adolescentes prefieren gastarse el dinero que reciben en ropa, revistas y móviles.

¿Cómo se prepara?