{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

En mi primer post como embajadora, quería hablaros de algo que creo que ha marcado mi vida para siempre, de forma positiva claro está, y es la Lactancia Materna, la cual me ha aportado sensaciones maravillosas.

No escribo ésta entrada para deciros lo saludable que es y todos los beneficios que tiene para los nenes, sino porque me gustaría compartir con tod@s mi experiencia y las cosas buenas que he vivido durante éstos 13 meses y alguna mala que también he pasado.

A lo largo de nuestras vidas, y sobre todo cuando estamos embarazadas, nos hablan de ello, de todo lo positivo que tiene, pero nadie nos habla de esas pequeñas cosas malas que, a veces, hacen que cuando solamente hemos comenzado con ella desistamos pensando que somos incapaces. También es verdad que, muchas madres lo han intentado pero no han podido darle el pecho a sus bebes por diversos motivos o por problemas médicos, pero también pueden hacer de esos momentos algo especial.

Mis comienzos fueron complicados, me dolía horrores y me sentía la peor madre del mundo por no disfrutar y por tener miedo al momento de la toma. Le daba el pecho llorando, con una mano sujetándolo y con la otra mano agarrando a mi marido para hacerlo más llevadero. Pero día a día fuí aprendiendo, por que, como en todo lo relacionado con la maternidad, no nacemos aprendidas y poco a poco fui disfrutando más de ella.

Nuestras matronas, los libros que consultamos e incluso por internet nos dan consejos y pautas para que lleguemos a tener una lactancia plena, pero en mi caso, lo que mejor me fue, fueron los masajes con paños calientes antes de la toma, ya que esto hace que se abran los poros y las vías por donde fluye la leche, y al finalizar, aplicarme paños fríos, que me aliviaban bastante.

Otra cosa muy importante es la posición en la que colocamos a nuestro niño, y sobre todo, que su boquita tiene que estar bien abierta, quedando prácticamente toda la aureola cubierta y sus labios totalmente hacia afuera. Son pequeños truquitos que a mí me hicieron la lactancia del comienzo más llevadera.

Mi marido me acompañaba en algunas de las tomas y se levantaba conmigo de madrugada, me ayudaba con la posición de la boquita del bebé, le sacaba los gases, me acariciaba el pelo o simplemente me sujetaba la mano. Creo que supimos hacer de esos momentos algo único en los que estábamos involucrados los tres, no solo el peque y yo. Los papis también pueden disfrutar de éstos bonitos momentos.

Desde aquí me gustaría leer vuestras experiencias respecto a cómo fueron los primeros días y cómo continuaron los meses y así entre todas ayudar a otras nuevas mamis con sus bebés que están iniciándose en ello y creen que no son capaces, ánimo que con constancia y esfuerzo se termina consiguiendo.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.