{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Uno de los momentos más importantes y fascinantes de la etapa de nuestro pequeño es cuando empieza hablar. Su primera palabra. Y todas os preguntaréis, ¿cómo aprende a hacerlo?

Parece que el bebé apenas hace un esfuerzo para aprender a hablar, pero, en cambio, sí lo hace, por ejemplo, diferencia los sonidos lingüísticos del resto. Lo primero que aprende es el sistema de turnos. Tan simple como, cuando escucha que le hablan, responde, aunque en su propio idioma.  Cuando le responden, se siente querido y escuchado y, así, aprende a interactuar con su mami.

¿Dónde empieza su primera palabra?

El proceso de aprendizaje empieza mucho antes: en el vientre de la mamá. Cuando le habláis, le ayudáis a distinguir el tono y la melodía de las voces, haciendo de filtro que sólo deja pasar la información de sonidos lingüísticos. Y es que no sólo aprenden un nuevo idioma los pequeños, sino también los mayores. Los papás aprendéis el idioma Baby-Talk, Motheresse o “Habla dirigida a niños”, un lenguaje más claro, más lento, con vocabulario y expresiones sencillas y un tono de voz más alto de lo habitual.

En relación a esto, muchos afirman que los niños aprenden a hablar imitando a sus padres, pero esto es cierto hasta cierto punto, pues sí que imitan las palabras, pero no las oraciones. Es decir, aprenden el significado de las palabras según el uso de sus padres, pero no construyen las mismas oraciones, sino que las desmenuzan y retocan de forma creativa dando lugar a expresiones como “Nena juga parque”. Cuando les corregís la frase, les ayudáis a aprender a hablar de forma correcta, haciéndoles sentir queridos y escuchados, lo cual les motiva. Pero no es tan simple como esto. Aún si no les corrigierais, los pequeños aprenderían a hablar, porque lo hacen gracias a la experiencia directa. Todo aquello que les interesa, lo observan, así como el discurso referente a ello. Y así, poco a poco, desarrollan sus primeras palabras. ¿Y os preguntaréis, pero cuándo aparecen las primeras palabras? Hacia los cuatro meses empiezan con el balbuceo, los primeros “ooooooos” o “aaaaaas”, sumándose las consonantes que van conjugando con las vocales hasta que, finalmente, aparecen sus primeras palabras.

Cuándo llega su primera palabra

Cada peque es un mundo, pero generalmente esa primera palabra surge en torno a su primer cumpleaños. Esta no siempre es perfecta, ni está perfectamente pronunciada, pero, en cambio, tiene sentido, un significado detrás.

A los 18 meses, aproximadamente, ocurre la segunda etapa del desarrollo del lenguaje. Los bebés empiezan a combinar las palabras, formando frases con más sentido. Además, si antes aprendían una palabra por semana, ahora aprenden dos al día, entrando en la etapa del lenguaje telegráfico. Les interesan las palabras importantes que permiten a sus papás entenderlos, eliminando aquellas innecesarias, y siendo las más utilizadas los sustantivos. Al principio, confunden letras o acortan palabras, pero su repertorio va aumentando poco a poco, hasta llegar a alrededor de las 100 a los dos años y a empezar a producir frases comprensibles a los 3 años de edad. Sin embargo, no se considera que dominen el lenguaje hasta los diez años.  

Así pues, hablarle al bebé, incluso antes de nacer con el “habla dirigida a niños”, interactuar con él, corregirle y, sobre todo, escucharle es beneficioso. Y es que, que se sienta querido y escuchado es su principal motivación a la hora de aprender el lenguaje.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.