{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

 

La leche materna es el mejor alimento para el bebé, pero por circunstancias personales de cada madre no siempre es posible dar a pecho al pequeño. Para esos casos excepcionales, existe la alternativa de la leche de fórmula.  

Al darle el biberón a tu pequeñín se refuerza el vínculo materno y paterno ya que ambos progenitores pueden alimentar al pequeñín y las leches de fórmula de hoy en día aseguran todas las necesidades nutricionales que un bebé recién nacido necesita recibir, desde el primer momento. Cabe tener en cuenta que hay leches de iniciación, que suelen ser hasta el sexto mes del bebé y luego se continúa con las leches de seguimiento. No obstante, recuerda que ha de ser el pediatra quien te aconseje qué tipo de leche debe tomar tú bebé y en qué momento.

Para preparar el biberón recuerda lavarte las manos y limpiar bien las tetinas, biberones y todo lo que tenga que ver con la alimentación de tu pequeñín, al menos hasta los cuatro meses. La forma de prepararlo es bastante fácil, pero recuerda que los pediatras aconsejan que el agua que uses para el biberón sea mineral o haber hervido el agua corriente al menos cinco minutos. Generalmente se le añade una medida rasa de leche de fórmula por cada 30 c.c. de agua, se agita bien, y ya lo tienes.

Ten en cuenta que si alimentas a tú bebé habitualmente con leche de fórmula debes disponer de más de un biberón, por tu comodidad y para tener siempre biberones limpios a mano. Para salir a pasear con tu pequeñín puedes llevar agua caliente en un termo  o un biberón termo, algo que es bastante práctico. Recuerda también comprobar las tetinas de los biberones, siempre que se vean desgastadas es mejor cambiarlas.

Por otro lado, para comprobar que la leche del biberón no se haya calentado demasiado puedes ponerte unas gotitas en tu muñeca, en el dorso, de esa manera sabrás la temperatura de la leche. Finalmente, recuerda que un biberón debe darse en una postura cómoda para ti y para tú pequeñín, ponte de forma que puedas ver la tetina, para que siempre esté llena de leche y no se formen burbujas de aire. Al finalizar el biberón coloca al bebé en una postura que le facilite el eructo. ¿Qué otros consejos añadiríais sobre la lactancia artificial?  

 

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.