{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

En poco más de 10 meses el bebé se levantará y comenzará a controlar sus movimientos. La adaptación del niño al medio es asombrosa: su estructura se modifica en función de las necesidades durante su primer año de vida.

El desarrollo de sus músculos sigue un orden claro: de la cabeza a los pies. Su cabecita pesa mucho y el primer reto será sostenerla. Para ello, deberá fortalecer los músculos del cuello y de la espalda.

Sus primeros movimientos boca arriba son torpes, espontáneos. Mientras que boca abajo hace esfuerzos por mantener la boca erguida, algo que al principio sólo consigue durante un par de segundos. Poco a poco irá fortaleciendo los músculos hasta conseguirlo. Es muy importante no forzarle y que vaya a su ritmo. Más adelante, cuando tiene entre tres y cuatro meses se encuentra mucho más seguro tumbado, tanto boca arriba como boca abajo. También es capaz de patalear.

Puedes ayudar al bebé a explorar sus posibilidades de dos formas:

De manera pasiva

Permite al bebé que realice todos los movimientos que quiera, dejándolo en una superficie cálida que lo haga posible.

De manera activa

Con él tumbado, pasa frente a sus ojos un objeto para que los iga con la mirada. Acostado boca arriba, coloca objetos frente a él a la distancia de sus brazos, para que pueda hacer el gesto de cogerlos. Hacia los tres meses podrá dirigir sus manos hacia ellos. Intenta ponerle boca abajo los momentos en los que esté despierto. Además, túmbate en el suelo, el sofá o la cama y coloca al bebé boca abajo sobre el pecho. Cuando le hables o cantes observarás cómo intenta levantar la cabecita para encontrar tu mirada.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.