{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

No queremos que seas la madre perfecta ni una superwoman, queremos que seas una madre feliz. Y para eso debes valorarte, quererte mucho, aceptarte tal y como eres y, muy importante, concederte el tiempo que necesitas para disfrutar de ti misma y de esas cosas que te gustan. Sabemos que a veces es complicado por el ritmo de vida que llevamos y estar pendiente de los niños 24 horas, a veces, nos lo pone todavía más difícil. Tranquila porque existen pequeñas (pero sabias) estrategias que pueden hacértelo mucho más fácil. Además, te llenarán de energía y buen humor.

  1. Sé positiva. Eso que dices que es ‘la rutina’, en realidad es tu vida: sólo depende de ti si es gris o de otro color. Evita los sentimientos negativos del tipo “no puedo más”; cuando los escuches párate un momento y reflexiona. Te darás cuenta de la dosis de negatividad que tú misma te administras.
  2. Planifícate: Compras, niños, trabajo, gimasio… Siéntate un rato a organizar tu agenda. ¡Se puede llegar a todo con una buena planificación!
  3. Haz ejercicio: El deporte alivia el estrés y la ansiedad  (generamos endorfinas, hormonas del bienestar).
  4. Recupera horas de sueño. Si acabas de ser mamá… ante todo, ¡enhorabuena! Ahora debes estar preparada para pasar una temporada en la que te faltarán horas de sueño, pero ya verás como poco a poco irás ajustando tu horario al habitual. Por ejemplo, ve a la cama media hora antes cada vez, no abuses de la siesta y a partir de las 5 de la tarde evita la cafeína.
  5. Cuida tu dieta. Tiene que ser rica en vitaminas C (cítricos, fruta) y B (cereales integrales, legumbres, pescado y carnes magras), y en fibra y en verdura. Recuerda el agua. Te sentirás mejor y frenarás el estrés.
  6. Cinco minutos de relax… al levantarte: respira hondo varias veces y estírate lentamente. ¿Te viene a la mente algo? ¿Alguna tarea por hacer? Anótala en tu agenda y olvídala. Esos 5 minutos son para ti, para conectar y desconectar contigo y con tu cuerpo a diario. Te relajará; te cargará las pilas.
  7. Haz algo que te guste. Es tiempo para ti: incorpora a tu semana alguna actividad que te agrade (no lo dejes sólo para las vacaciones). No tiene por qué suponer dinero extra (lee, escucha música, date un paseo, un baño relajante, un postre o comida especial…). El estrés se desinflará con un globo sólo por eso.     

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.