{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Se refieren a los pequeños hábitos adquiridos de forma casi inconsciente que surgen reiteradamente y de manera no controlable. Son adquiridas con el tiempo y difíciles de erradicar. Forman parte de los conocidos trastornos del ánimo y pueden ser transitorias. En muchas ocasiones aparecen en forma de obsesión por el orden o limpieza.

La mayoría de veces, las manías se producen para descargar la ansiedad que les produce no saber cómo expresar sus emociones en situaciones estresantes o estados de tensión. Le puede suceder con personas desconocidas ya que al peque le preocupa causar buena impresión. Las manías le sirven al peque para controlar los acontecimientos externos y desaparecen con la edad.

Algunas de las manías más habituales son querer comer siempre en el mismo plato, tener los juguetes recogidos en el mismo sitio, usar una taza especial, no dormir si no es en su cama y con su almohada, lavarse las manos constantemente para evitar la sensación de tenerlas sucias, repetir los mismo rituales al levantarse o acostarse o tener que contarle siempre la misma historia para que duerma.

Para combatir las manías infantiles, hemos de enseñarle al peque cómo enfrentarse a las dificultades de la vida. Ha de observar cómo sus padres son firmes y están seguros con los quehaceres diarios. Se le ha de inculcar que no pasa nada si se equivoca cuando hace algo. Hay que intentar que su ansiedad disminuya.

Sin embargo, hemos de discernir las manías de los tics. Éstos se refieren a las conductas repetitivas e incontrolables que aparecen en situaciones de estrés o ante algo novedoso. Son características de los niños tímidos o muy sensibles. Algunos de los más comunes son morderse las uñas, abrir y cerrar los ojos repetidamente o movimientos bruscos de manos y piernas. Para combatir estos, hemos de darles toques de atención pero sin reñirle, puesto que no la hace conscientemente, y siempre en privado. Establecer rutinas diarias y alabarle cuando hace las cosas bien pueden ayudar a disminuir los tics.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.