{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Los masajes proporcionan al bebé bienestar físico y psíquico, al tiempo que potencian el vínculo entre el bebé y la madre.

Es probable que si tu bebé llora con frecuencia necesite un mayor contacto corporal. Los bebés de los países industrializados pasan mucho más tiempo quietos en sus sillitas, cochecitos o pequeños parques infantiles y pasan poco tiempo en brazos de sus padres. Quizá sea esto, según relata la psicóloga infantil, afincada en España, Coks Feenstra, lo que les impide colmar sus necesidades de contacto físico y movimiento, así como su necesidad de oír los latidos del corazón. La mejor forma de satisfacer estas necesidades es cogerle a menudo en brazos.

A través del contacto físico intensivo se aprende a comprender más rápidamente los matices de su lenguaje corporal.

El momento del masaje

Siéntate con tu bebé en una habitación caldeada o al aire libre, en caso de que haga buen tiempo. Desviste al bebé y túmbalo, encima de una toalla, sobre una superficie lisa y grande, para que no corra ningún peligro, como el cambiador o la cama. A continuación, acarícialo con suavidad recorriendo todo su cuerpo.

No es necesario seguir una técnica especial, simplemente masajéale todas las partes del cuerpo con delicadeza, comenzando por los pies y terminando por la cabeza. Si quieres, puedes utilizar un aceite corporal con olor a lavanda o coco, que ayudan a calmarle.

De esta forma el bebé se irá acostumbrando a su cuerpo y se relajará en cuanto empieces con el ritual del masaje. 

Conviene que sepas que hay bebes, aunque son minoría, a los que no les gustan los masajes y lloran. A veces es simplemente porque no les gusta la sensación de estar sin ropa o el quedarse pegajosos por el aceite. En este caso puedes darle el masaje con la ropita puesta. Otras veces es cuestión de seguir probando varias veces. Es probable que empiece a disfrutarlo a la tercera o cuarta vez.

 

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.