{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Son muchas las personas que me preguntan cómo puedo tener a mi hijo y a mi perro bajo el mismo techo. Es cierto que a veces es complicado, pero no es imposible, simplemente hay que tomar algunas medidas de higiene y asumir un poco de trabajo extra. Mi experiencia hasta ahora ha sido muy gratificante, ver como ambos juegan, como mi hijo le sigue y como lo llama y se ríe cuando lo ve es maravilloso.

Cierto es que preparamos a Cairo (labrador de 5 años) para la llegada del bebé que es lo que todo el mundo debería hacer para evitar problemas. Os cuento algunas de las cosas que nosotros hicimos y que nos han ido bien.

Lo primero es que el animal debe pasar sus revisiones, tener al día el calendario de vacunaciones y que estén completamente desparasitados. Es fundamental que llevemos al perro al veterinario y le comentemos que pronto llegará un bebé, ya que hay que desparasitarlos un mes antes de la llegada y un mes después para evitar que le pueda transmitir alguna enfermedad.

Cuando nazca el bebé y mientras esté en el hospital podemos llevarle una prenda del bebé para que se vaya acostumbrando a su olor.
Cuando lleguemos a casa con el pequeño sería recomendable presentárselo al perro y que este lo huela, pero sin rozarle con la boca o la nariz.

Para evitar celos, al principio procuraremos no dar muchos mimos al bebé delante del perro, es importante que los primeros meses el animal no se quede solo con el peque. Más adelante, cuando el niño crezca, no habrá problema en que jueguen juntos. Eso sí, cuando terminen, el pequeño deberá lavarse bien las manos.

Espero que os sirva de ayuda. Yo siempre he tenido perros en casa y adoro a los animales, con lo que espero que mi hijo crezca con este mismo interés, respeto y amor hacia ellos.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder