{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Los buenos hábitos se adoptan desde muy pequeñitos, por lo que la merienda puede servir para que los papás enseñen a sus hijos buenos a alimentarse bien y a seguir determinadas rutinas. Para ello, la hora de la merienda a estas edades debe ser normalmente a la misma hora, si puede ser en el mismo sitio y a ser posible también de la misma manera. Además, este es un buen momento para que el pequeñín aprenda a masticar, ya que se le pueden dar trocitos de pan blandito o galletas, variando así las texturasy dando a probar al bebé nuevos alimentos.

La rutina de la merienda es importante, porque así se acostumbra a realizar las cinco comidas diarias necesarias para una buena alimentación, pero para que no se aburra puedes ir variando la merienda en contenido y en texturas. Lo importante de la merienda es que le dé al pequeñín un plus de energía y alimento para llegar hasta la cena.

Para variar en la merienda puedes alternar con leche, queso, yogur, cereales y frutas. A partir de ahí puedes ir combinando los alimentos para darle a tu pequeñín meriendas sanas, ricas y nutritivas. Una merienda muy sana es la de papilla de frutas, donde puedes combinar naranja, plátano, peras, manzanas y en verano le puedes ofrecer sandía, melón y uvas (recuerda que la fruta se tiene que dar siempre en trocitos muy pequeños o en papilla). A la papilla de frutas le puedes añadir un yogur, como por ejemplo ‘Mi Primer Danone’, ya que les resulta delicioso, nutritivo y es ideal para acompañar la merienda.

Otro ejemplo de merienda es darle un yogur y galletas que pueda coger con sus manitas e ir masticando, siempre bajo tu vigilancia y evitando que se lleve trocitos grandes a la boca. Por otro lado, le puedes ofrecer trocitos de jamón york y rebanadas de pan blandito, acompañados de trocitos de fruta, como plátano, manzana o pera. Otra merienda puede ser un batido, que se elabora mezclando la fruta y el yogur. Como ves, la imaginación y la variedad son importantes, aunque la cantidad la marcará tu pequeñín. ¿Qué otras meriendas recomendáis?

¿Cómo se prepara?