{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

¡Eres lo que comes!

Cuando estás dando el pecho puedes comer todos los alimentos que solías comer con anterioridad. Pero algunas veces, algo que has comido puede sentarle mal a tu bebé. Si esto ocurre, simplemente aparta ese alimento de tu dieta durante una semana y luego vuélvelo a probar.

Lo maravilloso de la leche materna es que cambia de sabor, dependiendo de lo que comes. Esto puede ser de ayuda cuando empieces la introducción de nuevos alimentos, ya que tu bebé habrá probado una variedad de sabores en los primeros meses.

Beber alcohol y dar el pecho

La ingesta de alcohol es perjudicial cuando estás dando el pecho ya que éste pasa a la leche y es contraproducente para el pequeño lactante.

Beber muchos líquidos (alrededor de 12 vasos de agua al día) te ayudará a no deshidratarte y a producir la leche que necesita tu bebé.

¿Cómo se prepara?