{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

La merienda tiene un papel muy importante en la alimentación del peque, ya que a media tarde necesita líquido y energía para seguir activo, jugando y aprendiendo cosas. La merienda perfecta tiene que aportar un 15% del aporte energético diario para el peque. Es un momento del día en el que puedes aprovechar para enseñar a tu bebé buenos hábitos y modales en la mesa. Para ello es fundamental que establezcas una pauta a diario en cuanto al sitio y hora de su merienda.  Hay que tener en cuenta que el peque no debe estar muchas horas sin comer nada, ya que su aparato digestivo está en plena formación.

La merienda del bebé se debe componer de algún lácteo que ayude a cubrir sus necesidades de calcio, cereales que le aporten fibra (con o sin gluten) y una o más frutas. Los alimentos de sus meriendas pueden variar según lo que haya  comido durante el día o si ha comido poco o mucho en el almuerzo. A priori se aconseja que los peques tomen piezas de fruta variadas para merendar ya que aportan muchas vitaminas, fibra y pocas grasas, además de azúcares simples que se absorben fácilmente.

El bebé debe acostumbrarse a tomar potitos, papillas y purés variados para una merienda sana, para estar lo más predispuesto posible a probar todo tipo de alimentos y texturas. Para ello puedes alternar con ingredientes como cereales, pan, palitos, galletas, Mi Primer Danone y leche materna o leche de continuación.  Mezclando alimentos en distintas proporciones podrás jugar a crear papillas más o menos espesas y con sabores distintos.

Para aportar un lácteo en su merienda puedes triturar la fruta junto a leche materna o de continuación para conseguir una textura más clara, o con Mi Primer Danone, para obtener una textura más cremosa. Si optas por una merienda a base de cereales, puedes jugar con galletas trituradas o algún tipo de cereal junto a la leche o al yogur infantil.    
El bebé puede tomar hasta dos Mi Primer Danone al día, así que podrá darte mucho juego en sus comidas. Mi Primer Danone está formulado a partir de leche de continuación y su cremosa textura te dará mil ideas para prepararlo junto a otros ingredientes de sus meriendas. Con cereales, con fruta o incluso solo a tu peque le encantará y le dará energía para el resto de la tarde.

La presentación de su merienda jugará mucho a tu favor ya que si le das la fruta en distintos formatos el peque no se aburrirá de tomar siempre lo mismo. Puedes hacerle batidos de frutas y servírselos en copas de plástico con una pajita y una rodaja de fruta como si de un cóctel se tratara, pinchos (de plástico) de fruta cortadita a dados, mousse de Mi Primer Danone y plátano… Imaginación al poder, ¡haz que cada merienda sea vistosa y rica para tu peque!

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder