{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Nadie sabe cuidar a tu bebé como tú y, aunque siempre es positivo compartir experiencias y consejos entre amigos, no podemos tomar al pie de la letra todo lo que nos dicen. Retomamos aquí el post que escribimos hace tiempo sobre los mitos relacionados con el cuidado de los bebés para tratar de clarificar algunos de ellos que a veces nos preocupan innecesariamente.

Se dice que los bebés no pueden salir de casa hasta las 2 semanas de edad y es verdad que hay que extremar las precauciones teniendo muy presente  por ejemplo el clima,  pero no es necesario que el bebé se quede en casa si la ocasión requiere que salga.

Mitos sobre el cuidado del bebé

¿Cuántas veces hemos oído que cortándoles el pelo les crecerá más fuerte? El bebé pierde su pelo de recién nacido casi por completo y es a partir de los 6 meses cuando podemos cortárselo con la frecuencia que sea necesaria para que vaya peinadito como más nos guste. Pero no es verdad que el pelo vaya a crecer más fuerte cuanto más lo cortemos, cada niño tiene un tipo de pelo y no podemos pretender cambiar eso cortándoselo con demasiada frecuencia.

Las uñas, a diferencia del pelo, si que se tienen que cortar. Ya que, si crecen demasiado, pueden arañarse y hacerse daño. Por ello no hay que tener miedo, ni creer que no se pueden cortar las uñas de los peques durante los primeros meses de vida. Para ello utilizaremos tijeras de punta roma con mucho cuidado.

Los gases que deben ser expulsados después de la comida también es un mito que ha acabado convirtiéndose en algo necesario. Es verdad que es importante que los peques expulsen ese aire que pueden haber tragado tomando el pecho o el biberón, pero un par de minutos apoyado en el hombro y frotando suavemente la espalda son suficientes para comprobar si tiene que expulsarlos o no.

Si el bebé estornuda es que está resfriado. No debemos descartar el estornudo como un posible síntoma de resfriado pero antes de tomar medidas debemos apreciar otros síntomas, ya que estornudar no siempre significa estar resfriado. Es una forma de despejar sus vías respiratorias que no tiene por qué estar relacionado con el resfriado.

Si tiene fiebre es que está creciendo. La fiebre es un síntoma de infección o enfermedad y no debemos subestimarla ni quitarle hierro, es importante que cuando notemos que el bebé está caliente comprobemos con un termómetro si tiene fiebre y en caso afirmativo llevarlo al pediatra.

El cuidado de los bebés es algo muy personal. Compartir información entre padres es positivo e importante, pero no debes olvidar que tú eres quien mejor conoce a tu peque y que el sentido común es el que más te va a ayudar en estos casos. Los mitos no dejan de ser rumores que van pasando de generación en generación y que poco a poco van modificándose. Cada peque es un mundo y quien mejor puede aconsejarte en caso de duda es tu pediatra.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder