{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Las legumbres están dentro del listado de alimentos que frecuentemente cuesta más que los más pequeños las tomen, por lo que  en muchas casas se dejan de utilizar como ingredientes en los menús familiares.

Constituyen unos alimentos muy nutritivos y beneficiosos para la salud de tu hijo, por ello tienes que procurar incluirlas en los menús semanales de dos a cuatro veces semanales, siendo la ración recomendada para el adulto entre 60 y 80 gramos en seco.

¿Quieres saber que cualidades nutricionales aportan a tu hijo?

  • Aportan energía: su elevado contenido en almidón hace que sean alimentos revitalizantes.
  • Resultan una interesante fuente de fibra dietética: en su piel se aloja celulosa, hemicelulosa y pectina, sustancias que aceleran el tránsito intestinal, evitando así los problemas de estreñimiento. También es la responsable de la molesta flatulencia que ocasionan.
  • Son una importante fuente de proteína vegetal: no es comparable a la proteína de origen animal, porque su calidad nutricional es inferior (es deficiente en un aminoácido esencial llamado metionina), pero si las combinas en el mismo plato con los cereales integrales darás proteína de buena calidad.
  • Contienen grasas saludables: su proteína se asocia a grasas insaturadas (son cardiosaludables).
  • Constituyen una rica fuente de vitaminas del grupo B, esenciales para el cuidado del sistema nervioso.
  • Las semillas oleaginosas contienen vitamina E, de acción antioxidante.
  • Contienen cantidades notables de minerales como el hierro, calcio, zinc, fósforo y magnesio.

Las legumbres ofrecen multitud de posibilidades culinarias así que anota los siguientes consejos para conseguir que tu hijo diga que SI al verlas en su plato:

Si lo que le molesta es la flatulencia, añade agua fría al agua hirviendo de cocción. También puedes utilizar hierbas carminativas como los anises, el comino o el hinojo.

Evita la monotonía y prueba con diferentes variedades: garbanzos, lentejas, guisantes, habas, judía azuki, judías blancas, judías rojas, soja, judiones, etc.

Sorpréndelo con nuevas recetas. Introdúcelas en tortillas, ensaladas variadas, salteadas, en puré o cremas frías, en croquetas o empanadillas, en forma de paté (para los bocadillos), combinadas con cereales y verduras, etc.

No te limites a servirlas en invierno, hay deliciosas recetas para el verano muy refrescantes.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder