{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

El oído es un sentido que también se desarrolla en el feto, ya que a partir del séptimo mes de embarazo el peque tiene la capacidad de reaccionar a distintos sonidos.


Los sonidos que más le despiertan durante el embarazo son el del corazón de su madre y la voz grave de su padre. Este tipo de frecuencias quedan grabadas en su memoria y le calman. En cambio los sonidos agudos pueden llegar a estresarle un poco.


Cuando el peque ya ha nacido reconoce los sonidos que oyó siendo todavía un feto. Todavía no es capaz de entender de donde vienen pero si reacciona ante ellos y dependiendo del tipo de sonido moverá sus brazos o llorará. El peque reconoce mejor la voz de las mamis por la silueta, por ello si le hablamos o le cantamos conseguiremos calmarle y convertir esos llantos en sonrisas :)

¿Cómo se prepara?