{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Muchas veces nos sentimos abrumados cuando escuchamos llorar a nuestro pequeño. Pero hay que tener en cuenta que el llanto es una de las formas en la que los bebés se  comunican con su entorno y dependiendo de lo que necesiten llorarán de una forma u otra. En otro post os daba algunos consejos para calmar a vuestro bebé, pero hoy miraremos de identificar los principales motivos por los que nuestro bebé llora para poder saber como satisfacerlo.

Una de las causas más frecuentes del llanto suele ser el hambre, por lo que en cuanto tu peque llore lo primero que tienes que hacer es comprobar si tiene hambre. Si lleva dormido un par de horas y se despierta rompiendo a llorar persistentemente y el llanto va aumentando en intensidad, seguramente esta sea la causa de sus lloros

Con el tiempo irás reconociendo algunos signos para determinar que tu peque tiene hambre antes de que empiece a llorar. Si está inquieto, hace chasquidos con los labios, vuelve la cabeza hacia tu mano cuando le tocas la mejilla, se lleva las manitas a la boca…

A veces cuando hay mucha gente, mucho ruido, muchas luces… tu bebé se siente abrumado y empieza a llorar. Simplemente hay que llevarlo a una habitación tranquila y ayudarle a relajarse.

Otras veces simplemente tu bebé puede llorar por estar cansado y alterarse por la falta de sueño. Por lo que le costará dormirse por el cansancio pero acabará relajándose y cediendo al sueño.

Los peques también lloran cuando se sienten incómodos, como por ejemplo cuando tienen el pañal sucio y necesitan que se les cambie. Por otra parte, también pueden estar incómodos porque tengan frío o calor. Por ejemplo, cuando le quitas la ropa para bañarlo, puede ser que tu peque llore porque tiene frío.

A los bebés les encantan los mimos y caricias y muchas veces llorarán para llamar tu atención. Les gusta sentir a sus papás, escuchar sus voces e incluso detectar su olor particular, ya que esto les calme y les hace sentirse seguros porque lo reconocen y lo asocian a sus padres.

Por otra parte nos encontramos con 2 tipos de llanto que son más complejos: el llanto por cólico y el llanto por dolor.

Cuando tu bebé tiene un cólico, llorará durante bastante tiempo (entre 2 y 4 horas) sobre todo al final de la tarde y por la noche. Verás que estira sus piernecitas y sus bracitos y que arquea la espalda. Los cólicos son usuales en los bebés entre la tercera semana y el tercer mes. Para ayudarle a calmarlo puedes tumbarlo bocabajo y masajearle la espalda y las piernas.

Tu peque puede tener dolor de oídos, de encías por la erupción de sus primeros dientecitos, por irritación del pañal… En estos casos el llanto suele ser fuerte e intenso con pequeños intervalos en los que baja la intensidad. Si no encuentras la causa del dolor de tu bebé es mejor acudir a tu pediatra, pero si es por lo dientes, en este otro post encontraréis algunos consejos para aliviar el dolor de sus dientes.

¿Cómo se prepara?

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder